Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arrestan a director ISSS de Puerto El Triunfo

La Fiscalía los acusa de haber certificado el nacimiento de una niña, pero la supuesta madre nunca dio a luz

El director del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) en Puerto El Triunfo, Usulután, y una enfermera de la institución han sido capturados bajo los cargos de haber certificado el nacimiento de una niña cuando en realidad la supuesta madre nunca dio a luz, según informó la Fiscalía General.

Esta certificación sirvió de base para que los aparentes padres de la menor la asentaron como su hija en una alcaldía del departamento de Usulután. A la pareja que asumió la responsabilidad de ser los padres de la niña la condenaron a tres años de prisión por suplantación y alteración del estado familiar, aunque le sustituyeron la pena por medidas alternativas a la cárcel.

Las detenciones del médico Rubén Antonio Martínez Molina y la enfermera Angélica de Jesús Soriano de Flores se registraron la tarde del martes pasado en las afueras de las instalaciones del ISSS en Puerto El Triunfo.

La jefa de la Unidad que investiga la trata de personas y tráfico de ilegales de la Fiscalía, Smirna de Salazar, explicó que Martínez Molina y Soriano de Flores serán acusados ante los tribunales de justicia por el delito de falsedad ideológica. A ellos los acusan de haber certificado de que la niña era hija de Mirna Emérita García Hernández, de 55 años; y de William Alberto Henríquez.

"Logramos documentar y acreditar dentro de la misma investigación que en ningún momento había sido posible de que este médico hubiese atendido el parto de la persona que aparecía en los documentos como madre de la menor de edad", dijo la fiscal de Salazar.

Agregó que investigan si el médico y la enfermera habrían recibido algún monto de dinero para certificar que García Hernández había dado a luz a la niña.

Las investigaciones del caso iniciaron en junio de 2011 cuando la Fiscalía y la Policía allanaron un negocio de dudosa reputación en San Marcos Lempa, Usulután.

En esa oportunidad, las autoridades hallaron a la niña de dos años que supuestamente era hija de los esposos dueños del establecimiento, quienes fueron arrestados al detectar las irregularidades.

Las pruebas de ADN que le hicieron a la pareja condenada de la menor confirmaron que no era su hija.

Hasta la fecha aún no han logrado encontrar a los padres biológicos de la menor, quien está bajo protección de un Juzgado de la Niñez y Adolescencia de San Miguel.

La jefa fiscal no descarta que los supuestos padres de la menor querían aprovechar la situación de aparente legalidad en la que estaba la niña para luego darla en adopción o venderla a otras personas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación