Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Año nuevo comienza con saldos negativos

Dos hermanos, empleados de la Ruta 140, fueron asesinados el pasado 7 de enero. En La Paz, un ganadero fue ultimado por la misma causa: extorsión.

Los homicidios de transportistas y motoristas son vinculados casi en un 100 % por la PNC a las extorsiones. Foto EDH / Archivo

Los homicidios de transportistas y motoristas son vinculados casi en un 100 % por la PNC a las extorsiones. Foto EDH / Archivo

Los homicidios de transportistas y motoristas son vinculados casi en un 100 % por la PNC a las extorsiones. Foto EDH / Archivo

El 2014 no parece ser un año esperanzador para los transportistas o comerciantes, quienes a diario son extorsionados. Prueba de ello es que la Ruta 140 fue ya la primera en ser afectada con el asesinato de dos de sus empleados; motorista y cobrador, hermanos de sangre, y con diez y dos años de trabajo para esa empresa. El hecho se registró en San Martín, el pasado 7 de enero.

Como principal hipótesis las autoridades investigan la extorsión de uno de los grupos de pandillas de la zona (MS), a quienes la empresa no les pagaba la "renta".

Uno de los empresarios de la ruta negó pagar renta y haber sido amenazado de muerte. No obstante, días antes, otro microbús de la misma ruta fue ametrallado. Este último hecho ocurrió el 19 de diciembre, en el cantón El Ricón; al parecer, por la misma causa.

La Policía, no obstante, no descartó la posibilidad de que el doble asesinato haya sido motivado por rencillas empresariales, puesto que la ruta recién brindaba el servicio en el cantón El Paraíso.

El 19 diciembre, padre e hijo fueron asesinados en el casco de su hacienda, en el caserío La Lima, del cantón El Pedregal, en el municipio de Rosario de La Paz.

Las primeras indagaciones de las autoridades indican que el ganadero, propietario de unas 50 cabezas de ganado, fue asesinado también por no pagar la extorsión.

De la muerte de estas dos personas se enteraron las autoridades por denuncia de la familia.

Parientes llamaron a una de las víctimas y al no contestarle en repetidas llamadas, decidieron ir hasta la hacienda, y fue allí donde se encontraron con la mala noticia.

Trascendió que las víctimas había llegado de San Miguel para celebrarles la Navidad a los empleados, al tiempo que les había llevado regalos.

Precisamente esos empleados de este ganadero resultaron ser los principales implicados, quienes desaparecieron de la finca una vez que cometidos los crímenes.

Con el ultimátum que las pandillas han recibido del presidente electo de Honduras, Juan Orlando Hernández, analistas y políticos no descartan que las pandillas viajen desde ese país a El Salvador, para aprovechar los beneficios de la tregua firmada entre pandillas.

Las migraciones no solo incrementarían los homicidios, sino también los chantajes.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, afirmó que por cada pandillero que se dedica a las extorsiones hay entre 50 y 60 colaboradores detrás de éstos para cometer los ilícitos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación