Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Analistas de seguridad esperan cambios de operatividad en la PNC

Dicen que anuncio debe reflejarse en la seguridad en las calles

Los mareros entregaron armas en mal estado durante actos públicos en la Plaza Gerardo Barrios. Foto EDH / Archivo.

Los mareros entregaron armas en mal estado durante actos públicos en la Plaza Gerardo Barrios. Foto EDH / Archivo.

Los mareros entregaron armas en mal estado durante actos públicos en la Plaza Gerardo Barrios. Foto EDH / Archivo.

Analistas en temas de seguridad expresaron ayer que el discurso del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en señalar "que la tregua fortaleció a las pandillas" y que su Gobierno "no negociará con estructuras delictivas", debe reflejarse en la operatividad de la Policía, en los barrios y colonias, en combatir a las maras.

El abogado y exministro de Justicia y Seguridad, Francisco Bertrand Galindo, consideró de "importante que desde la Presidencia se ponga el problema con esa claridad, porque manda la señal a todos los mandos medios como el ministro y el director de la PNC, que no se puede seguir como se venía".

Bertrand Galindo indicó que es una corrección importante dentro de la política, sin embargo, se espera que a partir del anuncio de ayer se hagan cambios importantes en el quehacer operativo de la Policía.

"Como resultado se ha tenido un fortalecimiento territorial de la pandilla. Creo que un planteamiento como el que hace el presidente debería tener una expresión en el campo, donde la labor de las fuerzas públicas se van a enfocar a restringir el control territorial de las maras. Si lo vemos por ese lado, lo vemos altamente positivo", sostuvo el profesional.

El exministro de Seguridad razonó que "faltaría ver si el discurso del presidente aterriza en cosas concretas con relación a los mandos medios de su gobierno".

Bertrand Galindo indicó que cuando el presidente expresa que "no vamos a volver a", de alguna manera, está reconociendo que el Gobierno pasado si hizo una negociación y el actual está tomando distancia de esa política.

El criminólogo y analista , Carlos Ponce, sostuvo que el anuncio de ayer, de Sánchez Cerén, marca un medio paso importante, ya que "se acepta que la tregua tuvo un impacto negativo, pero todavía mantiene un discurso mentiroso que la tregua, únicamente, involucraba a las dos principales pandillas del país y no ha aceptado aún que sí existió un cambio de interacción con el gobierno, lo cual, es la parte más grave del problema.

"Definitivamente que no estamos adonde quisiéramos estar, pero es un punto importante. La sociedad puede empezar a exigirle a este gobierno. No le quedaba otra opción ante la grave situación delincuencial que hay. Nosotros lo advertimos, que la tregua fue para fortalecer a las pandillas. El Gobierno continúa con esa versión mentirosa de Mauricio Funes y su gabinete Seguridad y eso es un problema para la seguridad del país", explicó Ponce.

El analista indicó que "las circunstancias de la violencia son las que han empujado al gobierno a aceptar que la tregua tuvo un impacto negativo, pero es contradictorio cuando sigue en el gabinete de seguridad el principal arquitecto de esa iniciativa (David Munguía Payés), aún cuando se está aceptando que tuvo consecuencias negativas".

"Estamos ante ciertas contradicciones, si bien es cierto que reconocen los niveles delincuenciales, siguen manteniendo algunos beneficios para algunas que fueron componentes de esa misma iniciativa, como por ejemplo, mantener a los principales cabecillas en las cárceles que tiene protocolos de seguridad menos rígidos", razonó el criminólogo.

Ponce declaró que "sí no se reconoce la situación en que estamos, no podemos comprender a qué clima nos estamos enfrentando. No se avanza y estamos creyendo en espejismos e ilusiones".

También el exdirector de la Policía Nacional, Rodrigo Ávila, reconoció como importante las palabras del presidente Sánchez Cerén, ya que es una realidad.

"Yo no voy a criticar al presidente por decir la verdad, pero el gobierno se debe dejar ayudar por los sectores de la sociedad. Ya que el problema de la seguridad es de todos. Se debe tener una solución de país, una solución integral", indicó Ávila.

El exdirector de la PNC coincidió con los otros analistas en señalar que los pandilleros han crecido en controlar más territorios y en su operatividad para extorsionar desde los empresarios hasta los agricultores.

"El Estado debe retomar el control de las calles y sobre todo en las cárceles, ya que desde ahí los pandilleros tienen su operatividad", sostuvo Ávila.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación