Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Allanan penal de Cojutepeque tras asesinatos de fiscal y custodios

Hallaron decenas de televisores y teléfonos

Policías Antipandillas y de la Unidad de Mantenimiento del Orden encontraron en el presidio una veintena de televisores, ventiladores y consolas de videojuegos. Fotos EDH/ Douglas Urquilla

Policías Antipandillas y de la Unidad de Mantenimiento del Orden encontraron en el presidio una veintena de televisores, ventiladores y consolas de videojuegos. Fotos EDH/ Douglas Urquilla

Policías Antipandillas y de la Unidad de Mantenimiento del Orden encontraron en el presidio una veintena de televisores, ventiladores y consolas de videojuegos. Fotos EDH/ Douglas Urquilla

Menos de 72 horas después de que un jefe fiscal fuera asesinado en Usulután y dos custodios de centros penales (que residían en Cuscatlán) también fueran ultimados, las autoridades allanaron ayer el presidio de Cojutepeque.

Unas 10 horas después de que decenas de policías de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) ingresaran al recinto, decomisaron una veintena de televisores pantalla plana; ventiladores, una tableta electrónica, dos playstation y un equipo de sonido.

A los reclusos también les incautaron $3,500 en efectivo, droga, casi doscientos teléfonos y cargadores, entre otros artículos prohibidos.

El fiscal que participó en el registro informó que desde hace más de un año no se hacía un procedimiento de este tipo en el presidio, donde están recluidos más de mil pandilleros de la 18.

El delegado del Ministerio Público negó que la requisa haya sido una reacción por los recientes asesinatos; según indicó, era un procedimiento de rutina y fue planificado antes de los ataques.

Orden de matar a fiscal salió de una prisión

El sábado pasado, el jefe fiscal de la Unidad de Vida de Usulután, Andrés Oliva Tejada, de 41 años, fue acribillado por unos sujetos que lo interceptaron en el estacionamiento de la colonia donde residía.

Por este asesinato, la Policía aprehendió a decenas de sospechosos, según las autoridades, la mayoría de ellos pertenece a la mara 18.

Además, el lunes pasado, durante el entierro de Oliva Tejada, el Fiscal General, Luis Martínez, aseguró (sin entrar en detalles) que la orden de matar a su colega salió de un centro penitenciario.

Menos de 48 horas después del crimen del jefe fiscal, dos custodios fueron ultimados a balazos por pandilleros en Mejicanos, San Salvador, y Monte San Juan, Cuscatlán.

Miguel Ángel Cruz, de 29 años, fue atacado en la final de la 5a. Avenida Norte y la calle Cornejo, cerca de un supermercado, en Mejicanos.

Se dirigía a trabajar en el penal La Esperanza (Mariona) y residía en Cuscatlán.

Simultáneamente, las autoridades reportaron el homicidio de Henry Ernesto Miranda Barrera, de 31, cerca de su vivienda, en el cantón San Andrés, en Monte San Juan, Cuscatlán.

Fuentes allegadas a la investigación informaron que Miranda — quien trabajaba en la cárcel de Sensuntepeque, Cabañas— además de compañero era vecino de Cruz.

Hasta el pasado 19 de febrero, los cabecillas la pandilla 18, Carlos Mojica Lechuga, alias Viejo Lin y Carlos Rivas Barahona, apodado Chino 3 Colas estaban presos en el penal de Cojutepeque.

Ese día, las autoridades los trasladaron, junto con otros pandilleros, al presidio de Máxima Seguridad de Zacatecoluca (conocido como Zacatraz) de donde fueron sacados para ser llevados a cárceles comunes en marzo de 2012, como parte de los beneficios de la tregua que se pactó en el gobierno del expresidente Mauricio Funes.

Decomisan televisores, celulares y PlayStation en requisa en penal de Gotera

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación