Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alerta de viaje de EE. UU. no fractura lazos con El Salvador

Embajadora Mari Carmen Aponte dice que advertencia es mandato que cumple su país

La embajadora Mari Carmen Aponte señaló que no hay duda de que a EE. UU. le importa El Salvador. Foto EDH / Leonardo González

La embajadora Mari Carmen Aponte señaló que no hay duda de que a EE. UU. le importa El Salvador. Foto EDH / Leonardo González

La embajadora Mari Carmen Aponte señaló que no hay duda de que a EE. UU. le importa El Salvador. Foto EDH / Leonardo González

La embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, aclaró ayer que la alerta emitida por su país para que estadounidenses que viajen o vivan en el nuestro tomen precauciones, por la inseguridad, no pone en riesgo los lazos de cooperación entre ambas naciones.

La diplomática agregó que las recomendaciones hechas por el Departamento de Estado de su país tampoco deben considerarse como una valoración que hace Estados Unidos al Gobierno salvadoreño.

Según ella, las alertas de viaje son un compromiso y un mandato que tiene el Departamento de Estado de proteger los ciudadanos estadounidenses donde quiera que se encuentren.

"Es importante que entendamos que esta alerta no (se) refleja en la relación bilateral entre Estados Unidos y El Salvador. Tampoco, quiero aclarar, es una evaluación sobre el trabajo del Gobierno de El Salvador", expresó Aponte.

La embajadora dio estas declaraciones durante la clausura de la misión "Promesa Continua 2015", en Acajutla, Sonsonate. Durante dos semanas, tripulantes del buque hospital USNS Comfort realizaron jornadas médicas y repararon centros educativos de ese departamento.

Aponte respondió así a las declaraciones que dio sobre el tema el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, el miércoles anterior.

El funcionario declaró a un noticiero que la advertencia de Estados Unidos podría frenar los flujos de turismo y las inversiones en El Salvador, en un momento en que se promueve el Fomilenio II.

Haciendo alusión a la nación norteamericana, Ortiz también cuestionó que cómo se podía abordar el problema de la violencia en el país de manera correcta si "lo que hacemos con una mano casi lo destruimos con la otra mano".

"El mensaje (ante la alerta de Estados Unidos) es que solo nosotros nos salvamos a nosotros. No hay que depender de gente de afuera, aunque hay que tomarla en cuenta porque son buenos aliados; buenos amigos, pero tampoco podemos estar a expensas de lo que otros hagan", indicó el Vicepresidente.

La embajadora aseguró que el compromiso que su país tiene con El Salvador es contundente y fuerte.

"Estamos aquí en las buenas y las malas. Estados Unidos tiene un gran compromiso con El Salvador. A través del Asocio para el Crecimiento ya se reconoce que hay problemas de seguridad y otros de inversión. Eso no es nuevo, ya lo sabemos", declaró la embajadora Aponte.

Sobre el papel del Gobierno para contener la violencia que agobia a los salvadoreños, ella consideró que las autoridades reconocen la gravedad del problema y hacen un esfuerzo para que se implementen bien los planes de seguridad.

Rosa Chávez preocupado por el "baño de sangre"

Monseñor Gregorio Rosa Chávez se mostró ayer muy preocupado por la situación de violencia que atraviesa el país —a la que calificó de "baño de sangre"— e instó al Gobierno y a las instituciones que velan por la seguridad a frenar este flagelo.

A juicio del religioso, para reducir el índice de criminalidad en el país no solo se necesitan recursos económicos, sino que también se requiere de "voluntad" y de una "visión clara" de lo que está pasando.

"Hay que lograr parar este baño de sangre, no podemos permitir que siga el país por este camino... El Gobierno debe aceptar que el tema de la inseguridad se le ha salido de las manos, ya que el panorama es gravísimo y se ha desbordado", indicó Rosa Chávez, tras asistir a la Asamblea Legislativa, donde el beato Óscar Arnulfo Romero fue declarado Hijo Meritísimo de El Salvador Post Mortem.

El prelado, al igual que la embajadora de Estados Unidos, también ve con preocupación los recientes ataques a militares. "Esto provoca reacciones viscerales que tienen sabor a amenaza o revancha en ambos lados", dijo.

Ante este panorama, Rosa Chávez externó que en el Consejo de Seguridad Ciudadana y Convivencia se está evaluando reformar los mecanismos que se plantean en el Plan "El Salvador Seguro", para combatir la criminalidad, que contiene 124 acciones para reducir la violencia y fue elaborado por diferentes sectores sociales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación