Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agente asesinado en Santa Ana deja a un niño en la orfandad

Entre tristeza, indignación y tensión, familiares y amigos velaban ayer al agente Fernando Ruperto en Santa Ana.

El agente Fernando Antonio Ruperto Martínez será sepultado hoy en Santa Ana. Foto EDH / Iris Lima.

El agente Fernando Antonio Ruperto Martínez será sepultado hoy en Santa Ana. Foto EDH / Iris Lima.

El agente Fernando Antonio Ruperto Martínez será sepultado hoy en Santa Ana. Foto EDH / Iris Lima.

El agente Fernando Antonio Ruperto Martínez, de 26 años, asesinado el sábado anterior en cantón Primavera de Santa Ana, deja en la orfandad a un niño menor de cinco años.

Afuera de la funeraria donde se velaban sus restos un grupo de policías brindaba seguridad mientras su familia lamentaba su muerte a tan corta edad.

Sus compañeros, en el puesto policial de Sierra Morena en Soyapango, donde tenía cerca de tres años y medios de haber sido destacado, lamentaban su muerte y lo recuerdan como un policía con vocación y responsable de sus obligaciones.

Sus colegas manifestaron que nunca les habló de algún problema personal o amenazas que haya tenido, aunque al parecer, sí su grupo familiar sin especificar mayores detalles.

Martínez tenía cuatro años de servicio e igual tiempo de haberse graduado como agente policial, tiempo en el que demostró empeño y dedicación, afirmó uno de sus compañeros. En su labor destacaron sus buenas relaciones con las comunidades que tuvo a su cargo, con quienes siempre mantuvo buena comunicación y coordinación. "Sobresalió por su buena comunicación con la ciudadanía", aseveró un policía de Sierra Morena.

En el sector bajo su responsabilidad, no se tenía queja de él. En el puesto policial, dijeron desconocer de algún tipo de sanción disciplinaria por falta cometida.

Fernando Antonio nació y residió por más de 20 años en el cantón Primavera, un lugar que en los últimos años se ha visto afectado por las pandillas, indicó una fuente policial. El sábado era su primer día de tres de descanso que tenía tras seis días de trabajo corrido.

Sus compañeros esperaban que se presentara hoy al puesto de Sierra Morena.

Martínez era uno de cuatro hermanos que integraba su grupo familiar. El agente fue asesinado en su casa mientras se encontraba de descanso.

Ahí un grupo de pandilleros llegó y le disparó.

El agente se defendió e hirió en las piernas a uno de los atacantes. Luego del hecho, los sujetos huyeron pero cuatro fueron capturados en la cancha San Francisco, del mismo cantón.

El policía fue auxiliado y llevado al hospital regional del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) de Santa Ana, pero poco después murió cuando recibía atención médica.

Ayer, mientras se realizaba el velorio de Fernando Antonio, otro policía que estaba de descanso era acribillado en Ahuachapán, informaron las autoridades.

Por la gravedad de las lesiones, el policía fue enviado a un hospital del Seguro Social de Santa Ana.

En el incidente, la víctima se defendió y lesionó a uno de los atacantes, dijeron las autoridades. En este nuevo hecho también se han visto involucrado pandilleros.

En lo que va del año 25 policías han sido asesinados por pandilleros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación