Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Acusan a síndico santaneco de lesiones

La víctima del funcionario municipal es su misma esposa, a quien supuestamente agredió

Carlos Maximiliano Castillo (de lentes) es procesado en el juzgado Cuarto de Paz por lesiones contra su esposa. Foto EDH / Iris Lima.

Carlos Maximiliano Castillo (de lentes) es procesado en el juzgado Cuarto de Paz por lesiones contra su esposa. Foto EDH / Iris Lima.

Carlos Maximiliano Castillo (de lentes) es procesado en el juzgado Cuarto de Paz por lesiones contra su esposa. Foto EDH / Iris Lima.

SANTA ANA. Instrucción formal sin detención le decretaron ayer al actual síndico municipal, Carlos Maximiliano Castillo, durante la audiencia inicial en el juzgado Cuarto de Paz de esta ciudad por el delito de lesiones agravadas, expresiones de violencia contra las mujeres y desobediencia en caso de violencia intrafamiliar. La víctima: su esposa, Sandra Peraza de Castillo.

El caso fue conocido ayer en las instancias judiciales, donde luego de que ambas partes presentaran las pruebas, el juez consideró que hay suficientes elementos para enviar el caso a la etapa de instrucción.

De acuerdo con la demandante, el delito se consumó cuando Castillo llegó a la vivienda donde ella reside y la golpeó. "Me dejó toda morada; y eso que había medidas vigentes (para que no se me acercara). Fui a Ciudad Mujer y puse la denuncia", explicó.

Las medidas a las que se refiere Peraza de Castillo le vienen siendo impuestas al síndico desde julio pasado, cuando ella tuvo el valor de denunciarlo por las agresiones físicas y psicológicas de las cuales era víctima desde hacía cuatro años.

La primera medida de protección a favor de la víctima, basada en la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar, fue emitida por el Juzgado Cuarto de Paz y data de julio, con vigencia de tres meses.

A principios de noviembre, el juzgado Tercero de Paz emitió una nueva medida de restricción con una vigencia de cuatro meses.

Según Peraza, él no ha respetado ninguna de las órdenes judiciales.

Prueba de ello es que durante la audiencia de ayer presentó constancia de los golpes que recibió estando vigentes las medidas, y por los cuales el Instituto de Medicina Legal le otorgó 10 días de incapacidad, confirmaron fuentes fiscales.

Pruebas contra sindico municipal

Otras pruebas presentadas fueron el peritaje psicológico realizado a la víctima y la copia certificada de las medidas que tenía Castillo, donde se comprueba que las desobedeció.

Pero el camino para Peraza no ha sido fácil, confesó, sobretodo por el cargo que su aún esposo ejerce dentro de la comuna santaneca.

Por ejemplo, denunció las trabas que le pusieron en la Procuraduría General de la República (PGR) en Santa Ana, cuando buscaba la guarda y custodia de su hijo de cuatro años.

"Yo tuve que ir con la Procuradora General, la señora (Sonia Elizabeth) de Madrid para explicarle mi caso. Fui a hablar con la doctora (Guadalupe) Portal", aseguró; y agregó: "Yo estaba viendo que lo estaban favoreciendo (a él), como madre no me iba a quedar de brazos cruzados".

Además de los casos judiciales, Peraza también ha interpuesto una demanda contra Castillo en el juzgado Cuarto de Familia. Sin embargo, a la fecha aún no llegan a ningún acuerdo y la próxima audiencia está programada para el 21 de enero del año 2015.

Pero el síndico no se ha quedado de brazos cruzados para demostrar su inocencia; y en todo el proceso también ha asegurado que es víctima de violencia intrafamiliar. Por ello, Peraza también tiene restricciones para acercarse a él.

Se intentó conocer la versión del síndico municipal. Sin embargo ayer, después de la audiencia, salió por el lado del sótano para evadir a la prensa.

Empero, el pasado 6 de noviembre que se llevó a cabo una de las audiencias en el Centro Judicial Dr. Ángel Góchez Castro, aseguró a El Diario de Hoy que no brindaría declaraciones por tratarse de un "asunto personal".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación