Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Acusan de 4 delitos a pastor Carlos Rivas

El religioso, quien es parte del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, admitió que ha recibido privilegios

El pastor Carlos Rivas fue llevado ayer al juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán para notificarle los delitos en su contra. Fotos EDH / Omar Carbonero

El pastor Carlos Rivas fue llevado ayer al juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán para notificarle los delitos en su contra. Fotos EDH / Omar Carbonero

El pastor Carlos Rivas fue llevado ayer al juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán para notificarle los delitos en su contra. Fotos EDH / Omar Carbonero

El pastor del Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), Carlos Rivas, fue acusado ayer de cuatro delitos por la Fiscalía en el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán, La Libertad, los delitos son: violación, amenazas, expresiones de violencia contra las mujeres y daños.

El líder evangélico —quien está recluido desde el viernes en la Subdirección de Tránsito de la Policía— deberá enfrentar mañana, a las 9:00 a.m., la audiencia inicial.

Rivas fue detenido en flagrancia luego de que una mujer de 42 años, con quien supuestamente tiene una relación sentimental desde hace más de dos años, lo acusó de retenerla por la fuerza y agredirla dentro de un motel.

Rafael Romero, jefe fiscal de la Unidad de Vida de San Salvador, informó ayer que entre las pruebas que involucrarían al religioso están los exámenes físicos que le hicieron a la víctima especialistas del Instituto de Medicina Legal.

"Es un problema que se da dentro del cuarto (del motel) hay abuso sexual, hay golpes y esa es parte de la acusación... Estamos pidiendo la detención con instrucción", dijo Romero.

Más de 15 policías para custodiar a Rivas

El pastor Carlos Rivas llegó ayer por la tarde al Juzgado escoltado por unos seis policías, quienes trataron de impedir que él diera declaraciones a los periodistas.

Mientras se desarrollaba la diligencia, tres representantes de una organización feminista llegaron al lugar para manifestarse contra "el pastor que ha agredido a una mujer" y a pedir que las autoridades no le otorguen "ningún privilegio" solo porque "es una figura pública".

La protesta de las tres mujeres y la presencia de periodistas que esperaban hizo que los agentes pidieran refuerzos hasta llegar a ser unos 15.

Antes de que Rivas saliera, varios policías se entrelazaron los brazos y se formaron para escoltar al imputado.

Rivas no se refirió al caso por "respeto a las mujeres". Mientras que su abogado dijo que se trató de "una infidelidad responsable" y que hay miles de casos similares en los juzgados del país, pero en este "se ha creado alarma por el personaje que está involucrado".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación