Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La 18-R controla más sectores

Extorsionan negocios de la San Benito, La Mascota y parte de La Escalón. Quienes cuidan carros en tiempo de feria, deben pagar $30.00 a la pandilla.

Entrada a Las Palmas. A pesar de que hay un puesto policial, la tribu 106 Ganster Palmas Locos decide quién sigue viviendo allí o quién debe marcharse.

Entrada a Las Palmas. A pesar de que hay un puesto policial, la tribu 106 Ganster Palmas Locos decide quién sigue viviendo allí o quién debe marcharse. | Foto por EDH

Entrada a Las Palmas. A pesar de que hay un puesto policial, la tribu 106 Ganster Palmas Locos decide quién sigue viviendo allí o quién debe marcharse.

La 18 Revolucionarios tiene uno de sus principales bastiones en la comunidad Las Palmas, ubicada en la colonia San Benito y a pocos metros del complejo militar que alberga al Ministerio de la Defensa y al Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada.

Alrededor de la comunidad Las Palmas hay otras comunidades donde también hay presencia de esa agrupación, que son como especie de avanzadillas, como la comunidad Palermo, atrás de la ex Escuela Militar, la comunidad La Mascota y La Pedrera, esta última en la colonia Escalón.

Los 18 Revolucionarios de Las Palmas se ha convertido en una poderosa organización criminal  a tal punto de negociar  incluso con empresas privadas de seguridad, el manejo de la zona. Incluso, a un alcalde le pidieron, afirman las fuentes, que les permitiera constituirse en empresa de seguridad exclusiva de los negocios de la colonia San Benito.

Eso mismo quiso hacer la Mara Salvatrucha para el control del mercado Central. Querían desplazar a los vigilantes privados que por años han trabajado en esa zona.

Uno de los principales cabecillas de esta agrupación criminal, según las autoridades policiales, es César Daniel Renderos Díaz, alias El Muerto, Cementerio o Morrison.

Este pandillero cumple varias sentencias por delitos graves, entre estos la masacre cometida en el Plan de La Laguna, Antiguo Cuscatlán,  en el año 2006, por lo cual paga una condena de más de 100 años de prisión, pues mató a cinco personas, incluyendo dos  niños, para silenciarlos como testigos.

Una fuente de la subdirección antiextorsiones me confió hace algunas semanas, que la Pandilla 18 Revolucionarios tiene bajo su control los mejores territorios que le generan grandes cantidades de dinero en concepto de extorsión y venta de drogas.

Mis fuentes en esa comunidad están conscientes del poder de ese grupo criminal. Parecen resignados a cumplir cuanta imposición les dictan. 
“Mire, si aquí cuando es época de elecciones, aquí entran lujosas camionetas”... El confidente me suelta nombres de diputados y diputadas.

Los hay de varios colores. Llegan a negociar votos. Son más de siete mil votos los que hay en esa comunidad.

Es más, algunos residentes de Las Palmas se atreven a afirmarme que negociaron la candidatura de un vecino de esa comunidad. Para diputado.

“Aquí los policías ahí pasan viendo televisión. Es como si no estuvieran allí, porque cuando estos (los pandilleros) dicen que van a hacer algo, lo hacen”, me comentó una mujer.

Lo último que han hecho es expulsar a dos familias porque creen que uno de sus parientes, miembro de la pandilla, cayó preso y está colaborando con las autoridades.

No son pocos los desaparecidos en Las Palmas. Vecinos o vendedores que entran o pasan cerca. 

En una cuenta en Facebook del hijo del cabecilla se vanagloria de decir cómo  suplican las víctimas cuando los llevan a Las Palmas. Suplican por su vida. Suplican porque los maten rápido.

“Desde las Palmas se controla un gran territorio que le deja buen dinero a la Pandilla 18. Ahí hay parientes de cabecillas que andan en carros bonitos y nuevos”, me dice el policía Antipandillas.

La pandilla de Las Palmas, de la cual Renderos Díaz es su máximo cabecilla, aun estando encarcelado, usufructúa la mayoría de negocios y empresas que funcionan en la Zona Rosa, la colonia San Benito, colonia La Mascota y gran parte de la colonia Escalón.

Renta a los cuidadores de autos

Vecinos de Las Palmas mencionan, como ejemplo de cuán rentable es la extorsión en la zona de la colonia San Benito, que para las fiestas agostinas recién pasadas, la clica de Las Palmas exigió 30 dólares a cada una de las personas que cobran por cuidar vehículos que los dueños dejan estacionados en las calles aledañas al Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO).

El pago de los 30 dólares deberían ser entregado en un solo pago por cada uno de las 150 personas que, generalmente, viven en Las Palmas, y que pidieron permiso a la pandilla para cuidar carros.

Sólo esa actividad le generó a la clica de Las Palmas, la suma de 3,600 dólares, aseguran las fuentes. El aumento fue de 10 dólares más con relación a la feria del 2014.

Pero los dominios de los Revolucionarios no se queda en la San Benito, la Mascota y parte de la Escalón.

Salvo las comunidades La Fortaleza, y la Nueva Israel, dominan hacia el oriente, hasta el cementerio Los Ilustres y todo el sector de Montserrat, territorio que le ganaron a la MS.

Al recorrer los territorios de la 18 Sur, de la 25 avenida Sur hacia el oriente, recuerdo que esa misma pandilla, en junio de este año, dio plazo a una reconocida panadería para que cerrara una sucursal que recién había abierto frente al nuevo hospital de Maternidad, sobre la Calle Francisco Menéndez. Al pasar por esa misma calle, lo que veo en lugar de la panadería es una pupusería. 

Eso me trae otro recuerdo. El restaurante  que funcionaba sobre la avenida La Capilla, en colonia San Benito, y que fue cerrado luego de que el vigilante le cercenara una pierna a un pandillero de Las Palmas.

El delincuente llegó y con un cuchillo amenazó a la cajera para que le entregara el dinero. El vigilante le disparó con su escopeta.  Los dueños del restaurante se resistieron a indemnizar al pandillero, como se lo exigía esa organización.

Prefirieron mudarse de local. Hoy en ese mismo lugar funciona una venta de ropa y artículos usados. Así es el control que la 18 R impone en sus territorios donde tiene presencia o control.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación