Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En 148 municipios no hay denuncias de desaparecidos

Según las autoridades varios de los desaparecidos son pandilleros y de ahí el desinterés

Municipio de Panchimalco

Panchimalco es una de las ciudades que no registra denuncias sobre desaparecidos. | Foto por EDH/ Archivo

La Policía Nacional Civil (PNC) solo tiene registro denuncias de personas desaparecidas en 114 de 262 municipios de El Salvador, según un reporte de la Oficina de Acceso a la Información Pública  de la corporación del 23 de febrero al 30 de mayo.

El especialista en temas de  violencia, Carlos Ponce es del criterio que las pandillas en su evolución criminal emplean diferentes modos de operar de acuerdo con las circunstancias que más les favorezcan.

De ahí que en 148 municipios no hay denuncias desparecidos, pero si hay un incremento de asesinatos como una estrategia de las maras para presionar al gobierno a sentarse a negociar con ellos.

Ponce asegura que las pandillas han cambiado de táctica reducir las desapariciones e incrementar los homicidios.

“En los últimos meses las pandillas en su recalibración de su posición frente a las negociaciones e  interacción con el Estado han abandonado conscientemente esta forma más sofisticada de cometer los homicidios y han favorecido la forma tradicional de cometer los asesinatos, a mi no me parece extraño ese cambio”, sostiene el experto (Ver nota aparte).

Por su parte el criminólogo, Carlos Carcach sostiene tres  posibilidades frente a los municipios donde oficialmente no se han registrado personas desaparecidas del 23 de febrero al 30 de mayo.

Una es que en realidad no hay desaparecidos, otra que no las denuncien por temor a las pandillas y la tercera, que la Policía esté maquillando las cifras de estos casos (Ver más detalles en nota aparte).

Aunado a estas posiciones, lo cierto es que los homicidios se han incrementado en municipios con cero desapariciones.

Por ejemplo en los municipios de Nahulingo, San Antonio del Monte y Sonzacate, en Sonsonate, la Policía no ha recibido denuncias de desapariciones, pero si han ocurrido homicidios. Uno de los casos fue el 3 de mayo, cuando las autoridades reconocieron el cadáver de un hombre no identificado en  Nahulingo.
El 21 de marzo las autoridades reportaron un triple homicidio en el caserío Puente Azul, hacienda El Cacao del mismo municipio.

La Policía aclaró que estos hechos no son aislados en Nahulingo, solo que por lo general las víctimas son de otros lugares y son abandonadas ahí.
El 1 junio, en caserío Los Sánchez, en Nahulingo se registró un doble homicidio cuyas víctimas eran hombres.

En general en Nahulingo, las autoridades han contabilizados casos en que han muertos dos, tres, cuatro y cinco personas en un mismo hecho.
En Sonzacate donde tampoco se registran denuncias por desapariciones, el 18 de abril hubo un doble homicidio en el interior de un microbús del transporte colectivo.

El 26 de abril mataron a un sacristán de la Iglesia Católica de Sonzacate.

Un equipo de El Diario de Hoy realizó un recorrido por  algunos municipios donde no se registran desaparecidos como San Marcos, Panchimalco, Zaragoza y San José Villanueva.

Como primer medida se consultó a agentes policiales en cada uno de los municipios sobre el fenómeno y las respuestas fueron variadas.
Policías se desconfían.

En San Marcos, un agente manifestó que la población no denuncia estos hechos porque no confían en los que trabajan en la corporación. “Tienen temor que al denunciar un hecho, más tarde se revierta y los delincuentes se enteren y les vayan hacer daño”, dijo, pidió no ser identificado.
Se mostró desilusionado con el comportamiento y el desempeño de algunos de sus colegas y oficiales.
“He visto oficiales que tienen comunicación con familiares de reconocidos pandilleros de la zona, qué platican o qué planean, solo ellos lo sabrán”, alertó.
La desconfianza en la Policía es tanta que entre los mismos agentes se temen.
Recordó un caso en el que dos agentes fueron sacados de una colonia por los pandilleros, aparentemente porque hubo una confabulación en un ilícito. 
Panchimalco, es otro municipio que no reporta desaparecidos en el mismo periodo. “Aquí hay bastante gente desaparecida pero no ponen la denuncia formalmente por miedo”, afirmó un policía. Agregó que por temor a que los pandilleros los vean y que el problema se vuelva más grave, varios familiares de desaparecidos no entran ni siquiera al puesto policial.

Afirmó que los mareros y sus colaboradores merodean los puestos policiales para asegurarse quienes los frecuentan y de eso temen las personas con problemas de desaparecidos.

Los altos niveles de inseguridad de Panchimalco sobre todo en zonas rurales ha incrementado los homicidios al tiempo que ha obligado a familias a emigrar por amenazas y extorsiones de las pandillas.

Uno de los últimos hechos que se han registrados en el municipio ha sido un triple asesinato en cantón Los Pajales, hecho ocurrido  el 14 de junio pasado.

Informes de la Policía revelaron que las víctimas al parecer eran pandilleros y que hombres con ropas oscuras y gorros navarones ingresaron a la vivienda donde residían y los ultimaron.

El 10 de abril fue asesinado un miembro del Batallón Presidencial en el cantón Azacualpa. También el 16 de junio fue asesinado el sargento mayor Pablo Vega Ramírez, destacado en el Comando de Logística de la Fuerza Armada.

No denuncian porque no pierden las esperanzas

En Zaragoza, en La Libertad,  las autoridades afirman que las personas no denuncian porque guardan la esperanza de que su parientes regresen y que todo sea un mal entendido.

Algunos parientes aguardan la esperanza de que sus familiares salieron para Estados Unidos y que pronto se comunicarán con ellos para darle la buena noticia de donde se encuentran.

“Por lo general cuando los familiares vienen, nos preguntan si está detenido en las bartolinas. Nosotros les decimos que si quieren poner la denuncia formal, pero conociendo los pasos en que andan sus hijos, se resignan a los que les pudo haber pasado”, afirmó una agente en la subdelegación de Zaragoza.

Uno de los hechos que sobresalió en ese municipio fue la muerte de ocho sujetos al enfrentarse a tiros con la Policía y el Ejército, un hecho ocurrido el 26 de marzo.

Dos días después, el 28 de marzo se registró un asesinato en el cantón Corinto, en Zaragoza. En el lugar las autoridades encontraron un cadáver con dos días de descomposición.

Las autoridades policiales no descartan que las pandillas estén involucradas en estos casos. En el municipio de San José Villanueva, también de La Libertad, la Policía tampoco registra denuncias de desapariciones, las autoridades  aseguran que los familiares entre ellos conversan de estos casos pero no se acercan a la subdelegación a realizar el trámite formal de denuncia.

La agente que se refirió al tema reconoce que el que no haya denuncia de personas desaparecidas no quiere decir que no lo haya, lo que sucede es que los padres de familia ya conocen los pasos en que andan sus hijos y sus consecuencias. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación