Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Volvieron a chiviar el muerto en Nueva Jersey

Volvieron a chiviar el muerto en Nueva Jersey

Volvieron a chiviar el muerto en Nueva Jersey

Volvieron a chiviar el muerto en Nueva Jersey

La Asociación Cultural Salvadoreña Cuzcatlán y Líderes Salvadoreños Unidos celebraron el 24 de octubre la actividad denominada "Vamos a chiviar el muerto" un evento donde se emula un funeral salvadoreño y sus incidencias.

La actividad que se llevó a cabo en 526 de la avenida Ardenson, Cliffside Park; inició a las 7 de la noche y se extendió hasta la 1 de la madrugada; contó con las delicias que se comen en los velaciones de nuestros pueblos, como café con piquete (cierto porcentaje de alcohol), chocolate, amplia variedad de pan dulce, pupusas, tamales de gallina, entre otras.

"La Chiviada es una actividad que pretende rescatar la tradicional forma de celebrar los velorios salvadoreños; donde los sentimientos de tristeza y distracción se mezclan es una especie de montaña rusa, se escuchan los llantos de los dolientes, pero también las carcajadas de celebración de los que están ganando en el juego", sostuvo Víctor Domínguez, uno de los representantes de la Asociación Cultural Salvadoreña Cuzcatlán y organizador del evento.

Para los asistentes a la "chiviada" hubo diferentes tipos de entretenimiento, como los juegos de cartas: conquian, pocker o 31 ylos famosos chivos -dados minúsculos elaborados - r; aunque fue la lotería la que mas llamaba la atención de los presentes, quizá por ser mas sencilla para jugar y con mejores posibilidades de ganar.

"Hay unas 25 personas jugando lotería, una por cada cartón, lo que significa que en cada juego el ganador se puede embolsar tranquilamente 25 dólares, pues la casa se queda con 5 dólares. Ah y si hay más de un ganador, simplemente se reparte la ganancia entre los ganadores en partes iguales", dijo Domínguez.

Los organizadores de la actividad incluso tenían reservado un premio para el mejor chiste de la noche, no obstante, no apareció voluntario alguno que quisiera competir en este singular pasatiempo.

Hubo más de medio centenar de personas en la actividad y según comentaban los presentes, la gran mayoría de ellos eran del oriente salvadoreño, específicamente de los departamentos de Morazán y La Unión. Uno de ellos era Tony Villalobos, quien además fue el encargado de cantar a viva voz las figuras de la lotería; por cierto, de vez en cuando se echaba unas rimas emulando a la famosa lotería de Atiquizaya.

El participante de la Chiviada que fue el centro de atención de todas las miradas fue Gael Benítez, un hermoso niño de año y medio, quien junto a su madre Carol y su padre José, oriundos de San Francisco Gotera, Morazán, disfrutaba de todas las incidencias de la actividad y volvía a ver extrañado cada vez que alguien gritaba a todo pulmón: "Loteríaaaa"

Había varias mesas alejadas del bullicio, en una de ellas estaba Ana Escobar, una migueleña, quien junto a su esposo y otros compañeros jugaban a las cartas. "Por momentos jugamos 31 o 21 y cuando nos aburrimos jugamos otra cosa; lo importante es divertirnos con los amigos", comentaba Ana, quien vive en West New York desde 1990.

"Hay que destacar que las posibles ganancias de esta actividad serían utilizadas para colaborar con algunos orfanatos allá en El Salvador: FUNDAMIGO, de San Salvador; El Hogar infantil San Cristóbal, de San Salvador y El ministerio Pan y Chocolate de la iglesia bautista, de La Unión; con los que se tienen contactos", insistió la presidenta de la Asociación Cuzcatlán, Mayra Domínguez.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación