Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. reiteró que deportará a niños indocumentados

Funcionarios estadounidenses pidieron a las familias no enviar a menores ilegalmente

Alan Bersin , Mari Carmen Aponte, embajadora de EE. UU., y Thomas S. Winkowski, en conferencia de prensa . Foto EDH / Marlon Hernández.

Alan Bersin , Mari Carmen Aponte, embajadora de EE. UU., y Thomas S. Winkowski, en conferencia de prensa . Foto EDH / Marlon Hernández.

Alan Bersin , Mari Carmen Aponte, embajadora de EE. UU., y Thomas S. Winkowski, en conferencia de prensa . Foto EDH / Marlon Hernández.

Dos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y del Servicio de Migración y Aduanas de los Estados Unidos advirtieron ayer que los adolescentes y niños que sean sorprendidos cruzando ilegalmente la frontera en aquel país, serán deportados a El Salvador porque no existe permiso especial para que puedan quedarse a vivir en suelo estadounidense.

En ese sentido, los funcionarios pidieron a los padres y madres que estén pensando en llevar o mandar a menores de forma irregular, que se abstengan de hacerlo porque durante la travesía hacia Estados Unidos enfrentarían a una serie de situaciones peligrosas que pondrían en riesgo sus vidas.

Además, desmintieron que el gobierno estadounidense esté otorgando permisos especiales para "legalizar" la estadía de adolescentes y niños en ese país, tal como lo han hecho creer las redes de traficantes de ilegales a los familiares de jóvenes, para que sean enviados a aquel país.

El subsecretario para Asuntos Internacionales del Departamento de Seguridad Nacional, Alan Bersin, y el subsecretario adjunto para el Servicio de Migración y Aduanas, Thomas S. Winkowski, estuvieron durante dos días en el país para discutir con las autoridades salvadoreñas el problema de la inmigración infantil ilegal hacia Estados Unidos.

Durante su estadía, se reunieron con el fiscal general Luis Martínez y las autoridades de Seguridad Pública con quienes trataron la posibilidad de combatir de forma conjunta a las organizaciones transnacionales de traficantes de ilegales que operan en el país.

Los funcionarios ofrecieron capacitar a las unidades de investigación y, además, dotarlas del equipo necesario para hacerlas más efectivas en contra de esos grupos criminales.

"Abordar la reciente alza del número de niños y niñas que buscan cruzar la frontera Sur de los Estados Unidos es, por supuesto, una responsabilidad compartida", declaró Winkowski.

Por su parte, Bersin dijo que "es importante que las comunidades en El Salvador reconozcan que no hay permisos, la situación ha cambiado después del proceso legal, la gran mayoría de inmigrantes indocumentados no se quedará en los Estados Unidos, al contrario, será repatriado".

Agregó que "estamos aquí para discutir las condiciones que tocan la repatriación".

Las cifras de las autoridades migratorias estadounidenses detallan que 63,000 niños y adolescentes han sido sorprendidos cuando cruzaban la frontera de manera ilegal , entre el 1 de octubre del año pasado y el 30 de julio de este año.

De ese total, el 36 por ciento de los menores retenidos son salvadoreños, quienes fueron remitidos a los albergues que se han abierto para la atención de los niños inmigrantes, los cuales han sido visitados por las autoridades salvadoreñas.

Alertaron a los padres, que todavía están pensando en mandar a traer o enviar a sus hijos menores hacia Estados Unidos, de los peligros a los que se enfrentarían en caso deciden emprender la travesía, porque "hay muchos peligros de todo tipo (como extorsiones, abusos sexuales) que afectan a las familias y a los menores".

Bersin explicó que es necesario trabajar en conjunto entre todos los países que enfrentan este problema y en la elaboración de programas tendientes a elevar el desarrollo económico y mejorar la seguridad pública.

El gobierno estadounidense y las autoridades de los países con flujo de inmigración infantil trabajan de cerca para abordar la situación de múltiples maneras para poder "detener esta marejada", explicó Bersin.

Distintos estudios advierten que el incremento de la inmigración ilegal de menores hacia Estados Unidos desde El Salvador, obedece al acoso y a las amenazas de las pandillas en sus comunidades.

"El gobierno de Estados Unidos reconoce que hay causas y raíces de la inmigración irregular, pero no se pueden resolver las causas y las raíces dentro de semanas o pocos años, se necesita empezar un proceso del crecimiento económico y de seguridad en las comunidades", dijo el subsecretario Bersin.

Agregó que "el mensaje es quédate aquí en la comunidad, para construir la comunidad, porque no existe ninguna posibilidad de quedarse ilegalmente en Estados Unidos".

Winkowski secundó la advertencia de su compatriota al expresar que "nuestra frontera no está abierta a la inmigración ilegal y quiero repetir, para que sea claro: nuestra frontera no está abierta a la inmigración ilegal".

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación