Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU.

"Queremos ser los embajadores de las pupusas"

La pupusería de la migueleña Reina Bermúdez y su esposo dominicano Rafael Soler compitió contra otros cuatro famosos camiones de comida de Nueva York

La pupusería de la migueleña Reina Bermúdez y su esposo dominicano Rafael Soler participaron en el concurso de negocios de comida callejera en Nueva York.

La pupusería de la migueleña Reina Bermúdez y su esposo dominicano Rafael Soler participaron en el concurso de negocios de comida callejera en Nueva York.

La pupusería de la migueleña Reina Bermúdez y su esposo dominicano Rafael Soler participaron en el concurso de negocios de comida callejera en Nueva York.

Cubiertas con impermeables y paraguas negros, Ali, Jamie, Kim y Lisa recibieron su degustación de pupusas y tamales y se sentaron en una banquita de madera. "Realmente valió la pena la espera, esto está muy bueno", comentaban entre ellas.

El grupo de jóvenes escribe el popular blog sobre comida NYC Food Gals, cuya cuenta en Instagram (nycfoodgals) tiene más de 53 mil seguidores.

Como ellas, decenas de visitantes que viajaron hasta la Isla de los Gobernadores en Nueva York, probaron por primera vez el platillo típico más popular de El Salvador.

"¿Qué es esto?", "¿Es bueno?", "¿Por qué es tan larga esta fila?", repetía la gente, al dirigirse al camión de Solber Pupusas, una pupusería móvil fundada hace más de 15 años en los alrededores de los campos de pelota de Red Hook, que compitió ayer contra otros negocios de comida callejera de la Gran Manzana.

La competencia de los Vendy Awards cumplió ayer su décima edición y se realizó en la Isla, un Monumento Nacional y reserva forestal ubicado entre el bajo Manhattan y Brooklyn. 

La lluvia no desanimó al público, que hizo rondas por los camiones y puestos móviles que sirvieron una variedad de comida internacional: desde tacos de pescado hasta hamburguesas de remolacha, desde refrescantes minutas de pepino con menta hasta donas con glaseado de granadilla, desde empanadas argentinas hasta especialidades bolivianas y el falafel más crujiente y perfecto de esta ciudad.

La pupusería de la migueleña Reina Bermúdez y su esposo dominicano Rafael Soler, repartió unas 2,000 porciones de pupusas de queso, loroco, cerdo, frijoles con jalapeño y chorizo. En esta oportunidad promovieron un tamalito pisque, que no tiene la fuerza del maíz cocinado con cal, y es lo suficientemente suave para gustar al paladar de los extranjeros.

"Esto es lo bonito, dar a conocer la comida salvadoreña a todo el mundo. Queremos ser embajadores de las pupusas", dijo el hijo de doña Reina, César Fuentes.

Los Bermúdez-Soler -que ganaron en 2011- compitieron en la categoría Master junto a otros cuatro camiones que en años anteriores ganaron la Copa Vendy: Hallo Berlin (comida alemana, el primer ganador de la Copa Vendy, 2005); NY Dosas (comida vegetariana de Sri Lanka, ganador de 2007); Calexico (fusión de comida mexicana y californiana, ganadora de 2008) y King of Falafel (que ganó la Copa Vendy y el Premio del Público en 2010). El premio, por votación popular, fue para Calexico.

"Aunque uno no gane queda la satisfacción de ver la gente… ¡cómo nos buscan! Yo ni quería ver la línea de gente esperando por la pupusa", dijo a El Diario de Hoy la señora Bermúdez Soler, visiblemente cansada por la intensa jornada.

La inversión para este evento fue grande: más de 100 libras de harina de maíz para la masa de las pupusas e ingredientes que fueron servidos entre las 11:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde. A esa hora y finalmente después de haber agotado producto y fuerzas, el señor Soler bajó las banderas de El Salvador y Estados Unidos y cerró las compuertas del camión.

Aunque no cumplieron el sueño de levantar la copa nuevamente, sí lograron su misión: ser embajadores de la pupusa ante un público fundamentalmente anglosajón. La mejor publicidad es la que va de boca en boca.

La Copa Vendy fue este año para Nuchas, un camión de empanadas argentinas que tiene su puesto en Times Square; el trofeo fue entregado por el salvadoreño Marcos Laínez, de la familia propietaria de El Olomega, otra pupusería móvil que ganó el año pasado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación