Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Liberan a migrante salvadoreño que se refugió en iglesia de Oregon

Jueza ordenó liberar a Francisco Aguirre hasta su juicio en enero del 2015, lo que supone que su deportación queda suspendida a la espera del resultado del proceso.

Liberan a migrante salvadoreño que se refugió en iglesia de Oregon

Liberan a migrante salvadoreño que se refugió en iglesia de Oregon

Liberan a migrante salvadoreño que se refugió en iglesia de Oregon

Un inmigrante salvadoreño que se refugió en una iglesia de Oregon para evitar ser deportado y fue arrestado el jueves por cargos federales relacionados con su reingreso ilegal en Estados Unidos quedó en libertad provisional por una orden judicial.

La juez Janice Stewart ordenó el viernes la puesta en libertad de Francisco Aguirre mientras espera al inicio de su juicio el 13 de enero. Aguirre se declaró no culpable de los cargos ante un tribunal.

Los seguidores de Aguirre confirmaron el viernes por la noche que había quedado en libertad y que estaba regresando a la iglesia luterana agustina de Portland, su refugio desde septiembre.

Funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas confirmaron que se había levantado la orden de detención que pesaba sobre Aguirre, lo que supone que su deportación de Estados Unidos queda suspendida a la espera del resultado del juicio que tiene pendiente.

Aguirre llegó a Estados Unidos proveniente de El Salvador hace casi dos décadas. Fue arrestado el jueves en la Corte de Circuito del condado Clackamas, a donde había ido para resolver un caso de manejo en estado de ebriedad.

El arresto federal se deriva de un caso del pasado. Aguirre fue deportado en 2000 después de una condena relacionada con droga y el gobierno dice que más tarde volvió a entrar en el país sin permiso.

Los registros muestran que el hombre de 35 años fue acusado en septiembre por un gran jurado por cargos de reingreso ilegal en el país.

Aguirre fue detectado por las autoridades en agosto después de su detención por conducir en estado de ebriedad. Se refugió en la iglesia luterana agustina en septiembre, después de que agentes intentasen arrestarlo en su casa. Los policías no tenían una orden, por lo que no pudieron entrar en la vivienda.

Aguirre está entre quienes han buscado refugio en iglesias de Estados Unidos en años recientes, mientras la reforma integral de inmigración está estancada, debido a que las autoridades generalmente no realizan detenciones en lugares sensibles.

Padre de dos hijos que tienen nacionalidad estadounidense, Aguirre es ahora coordinador de una organización sin ánimo de lucro en Portland que gestiona un centro de trabajo. Sus partidarios, entre los que está el alcalde de la ciudad, dicen que Aguirre ha contribuido positivamente a su comunidad durante la última década y que debería permitírsele seguir en Estados Unidos con su familia.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación