Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Decepción por aplazamiento de medidas sobre inmigración

Entre las medidas que baraja el presidente de EE UU, se encuentra la extensión del alcance del programa de Acción Diferida, que protege a jóvenes indocumentados de la deportación

Decepción por aplazamiento de medidas sobre inmigración

Decepción por aplazamiento de medidas sobre inmigración

Decepción por aplazamiento de medidas sobre inmigración

La decisión del presidente de EE.UU., Barack Obama, de retrasar hasta después de las elecciones legislativas de noviembre la puesta en marcha de medidas ejecutivas sobre la reforma migratoria ha provocado hoy una ola de "profunda decepción" entre las organizaciones de activistas pro-inmigrantes en el país.

En California, donde residen más de 11 millones de personas con raíces mexicanas, según cifras oficiales, el portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA, por su sigla en inglés), Jorge Mario Cabrera, calificó de "decepcionante" la "decisión mal informada" de Obama.

"Los cambios administrativos para que millones emerjan de las sombras del quebrantado sistema migratorio son necesarios ahora, no mañana", enfatizó el representante de CHIRLA, quien aseguró que las consecuencias de este anuncio se dejarán sentir de forma adversa para Obama en las próximas elecciones de noviembre.

"Estamos tristes por esa decisión del presidente, porque después de su promesa de tomar una acción ejecutiva no es lo que esperábamos", dijo a Efe Martha Arévalo, directora Ejecutiva del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

"Los hechos nos indican que a nuestra comunidad inmigrante no se le respeta", lamentó Arévalo, quien recordó que durante el mandato de Obama han sido deportados más de 2 millones de indocumentados.

Para Armando Vázquez Ramos, profesor de Estudios Chicanos en la Universidad Estatal de California en Long Beach (CSULB), "el liderazgo del partido demócrata piensa más en votos" que en detener las deportaciones.

"Una vez más el presidente nos ha traicionado", manifestó el académico, quien cree que el debate de la reforma migratoria se realizará cuando estén cerca las elecciones presidenciales de 2016.

La sensación de "promesa rota" por parte de Obama fue el común denominador entre las diferentes organizaciones de inmigrantes, tal como también lo resaltó Deepak Bhargava, del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM, por su sigla en inglés).

"El presidente Obama ha roto una promesa más de las que hizo a las familias inmigrantes. Al ceder ante los temerosos senadores demócratas y los intimidadores republicanos, ha decidido poner la política por delante de las vidas de los inmigrantes y las urgentes necesidades de EE.UU", señaló Bhargava a través de un comunicado.

La Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR) consideró hoy "inaceptable" la decisión de Obama y, de acuerdo al director de esta organización, Lawrence Benito, "las comunidades inmigrantes no van a olvidar" la medida de hoy.

En Arizona, algunos activistas pusieron la mirada en las familias de inmigrantes, a quienes consideran los más afectados por el aplazamiento de una acción ejecutiva que modifique el sistema migratorio.

Petra Falcón, directora ejecutiva de la organización Promesa Arizona, señaló que el aplazamiento ocasionará más deportaciones, en especial en Arizona, donde la ley estatal SB 1070 otorga facultades a la policía local de cuestionar el estatus migratorio de individuos detenidos, incluso por simples infracciones de tráfico.

Al comienzo de su segundo mandato presidencial, Obama había situado la reforma migratoria como una de las prioridades de su agenda política.

El pasado mes de junio, ante el bloqueo por parte de los republicanos en el Congreso, que dominan la Cámara de Representantes, aseguró que al finalizar el verano tomaría medidas ejecutivas para tratar de solucionar la situación de los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula viven en el país.

No obstante, fuentes de la Casa Blanca dieron a conocer hoy que el mandatario decidió postergar hasta "antes del final del año" el anuncio de las medidas con las que quiere reformar el sistema migratorio de manera "sostenible".

"Debido a la extrema politización de este asunto, el presidente cree que sería dañino para la propia medida y las perspectivas a largo plazo de una reforma migratoria integral anunciar una acción ejecutiva antes de las elecciones", afirmó un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en una conferencia telefónica con periodistas.

Muchos ven en la decisión de Obama una cesión a las presiones ejercidas por legisladores de su propio partido, el demócrata, que consideraban que estas acciones podían perjudicar a algunos candidatos en las elecciones del próximo noviembre.

En estos comicios, en los que se renovarán la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, los demócratas temen perder el control de la Cámara alta.

Un proyecto de reforma migratoria bipartidista logró ser aprobado el año pasado en el Senado, de mayoría demócrata, pero se encuentra estancado en la Cámara de Representantes, donde los republicanos prefieren una reforma por partes del sistema migratorio y condicionada al aumento de recursos para la seguridad fronteriza.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación