Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Compatriotas preparan cena típica de Nochebuena

La cocina tradicional salvadoreña de las fiestas de Navidad se mantiene como una tradición en la comunidad salvadoreña en Estados Unidos. En el reconocido restaurante Atlacatl, en Arlington, Virginia, más de un centenar de órdenes de gallinas rellen

. FOTO EDH/Tomás Guevara

. FOTO EDH/Tomás Guevara

. FOTO EDH/Tomás Guevara

Esta claro, para la cocina tradicional salvadoreña en la cena de Nochebuena se precia tener una deliciosa gallina rellena, tamales y hasta un tomo relleno, gustos que no escapan a la distancia del terruño en estas fiestas de fin de año.

Así lo entienden empresarios salvadoreños como Carlos Castro, propietario de la cadena de Supermercados Todos, donde para estas fechas se había recargado los contenedores de gallinas que son la mayor demanda de la clientela salvadoreña de las tiendas de Woodbridge y Dumfries en Virginia.

"Entre los salvadoreños no se acostumbra el pavo para esta fechas, así que la mayor demanda es de gallinas, también porque la utilizan para hacer tamales", comentó el empresario que ha desarrollado estas tiendas que además dan empleo a casi un centenar de personas, muchos de ellos inmigrantes salvadoreños.

El propietario del restaurante Atlacatl, en Arlington, Virginia, Manfredo Mejía, muestra también los recipientes repletos de gallinas adobadas y listas para empezar a rellenar, las que entrarán al horno desde la mañana de este martes para empezar a despachar por la tarde.

Mejía dice que el restaurante también abastece para estas fechas otras exquisiteces de la cocina criolla, como tamales y panes rellenos. A modo de que la clientela pueda tener una cena de noche buena al estilo tradicional, según sus presupuestos.

"Ya tenemos alrededor de 100 pedidos de gallinas rellenas, están bien hermosas", dice Mejía al mostrarlas en el contenedor previo a comenzar el rellenado. Igual está la demanda de lomos rellenos, que ronda el centenar, cada orden oscila entre los $50 dólares.

Antes de pensar en la cena de Nochebuena, a otros compatriotas les apuraba comprar los regalos para sus seres queridos, Erick Andrade aprovechaba la tarde libre de este lunes para visitar algunos centros comerciales del área de Washington en busca de obsequios.

"Ya solo me faltan un par de regalos que no he encontrado lo que quiero comprar, y listo. A pasarla bien en familia", comentaba este joven que se desempeña en una tienda de venta de teléfonos en Washington; celebra que estará cerrado el día de Navidad por lo que disfrutará el descanso.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación