Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Unión Europea le pide a Grecia una propuesta "creíble"

Los líderes de Francia y Alemania dicen que Grecia debe presentarla esta semana

Las restricciones para sacar dinero en efectivo de los cajeros se mantiene hasta el miércoles. Foto EDH/AP

Las restricciones para sacar dinero en efectivo de los cajeros se mantiene hasta el miércoles. Foto EDH/AP

Las restricciones para sacar dinero en efectivo de los cajeros se mantiene hasta el miércoles. Foto EDH/AP

ATENAS. A pesar de triunfar en una votación popular contra la austeridad, Grecia enfrenta la urgente necesidad de sanar sus lazos con los acreedores europeos y alcanzar un rescate que evite su salida de la zona euro.

"El tiempo es esencial", dijo la canciller alemana Angela Merkel tras conversar con el presidente francés Francois Hollande en París. "(Las propuestas) griegas tienen que ponerse sobre la mesa esta semana".

El primer ministro Alexis Tsipras logró un triunfo resonante en el referendo del domingo una vez que más de 61 % de los griegos dijo "no" a los recortes presupuestales que los acreedores proponen a cambio de la ayuda financiera que el país necesita. También recibió el inusual respaldo de los partidos de oposición para reanudar las negociaciones.

Pero su vigorizado mandato para lograr mayores concesiones de los acreedores se encuentra con una cruda realidad: los bancos se quedan sin dinero y enfrentan el peligro del colapso en cuestión de días, si no reciben ayuda.

Horas después de que manifestantes festejaran los resultados en la plaza Syntagma, la principal de Atenas, pensionados se congregaron a las afueras de bancos para cobrar sus pagos de emergencia, mientras los mercados de todo el mundo eran sacudidos por el voto del referendo y los prestamistas europeos advertían a Grecia que tiene plazos estrictos que debe cumplir para evitar un desastre.

El BCE mantuvo su nivel de asistencia monetaria a los bancos griegos de cara a la reunión de emergencia del martes entre líderes europeos en Bruselas, a la que asistirá Tsipras.

En un esfuerzo por facilitar las negociaciones, Tsipras designó a un nuevo ministro de Finanzas para llevar las negociaciones con los acreedores en remplazo de Yanis Varoufakis, un profesor de modos duros que no había logrado congeniar con los representantes europeos.

El gobierno nombró como sucesor a Euclid Tsakalotos, un economista de 55 años, quien era el principal negociador en las discusiones y parece más dispuesto a entenderse con los acreedores. Enfrentará su primera prueba el martes en la reunión con los otros 18 ministros de Finanzas de la zona euro.

"No voy a esconder que estoy muy nervioso y ansioso. No llego en el momento más sencillo de la historia griega", dijo Tsakalotos tras juramentar al cargo. Los líderes mundiales digirieron las noticias de Atenas y la significancia del voto por el "no".

El añejo líder cubano Fidel Castro escribió una carta a Tsipras en la que dijo que "su valentía en la coyuntura actual despierta admiración de los pueblos latinoamericanos".

En París, Merkel y Hollande manifestaron su respeto a la decisión de los votantes griegos, pero pidieron a su gobierno que tome medidas rápidas.

"Subrayo que no hay mucho tiempo. Hay urgencia para Grecia y para Europa", dijo Hollande.

El presidente de gobierno español Mariano Rajoy expresó que Grecia necesita implementar reformas que estimulen el crecimiento económico y cumplir sus obligaciones de deuda para seguir siendo parte de la eurozona.

"Estamos dispuestos a apoyar a Grecia, pero Grecia y su gobierno tienen que cumplir las reglas y los procedimientos que se han dado en la Unión Europea", dijo en entrevista con el noticiero de Telecinco.

Mientras tanto las restricciones bancarias impuestas desde la semana pasada se mantendrán hasta el miércoles, según información que han obtenido agencias internacionales, pues el Banco Central Europeo anunció ayer que mantendrá sin cambios el nivel de crédito de emergencia para Grecia, dejando a los bancos griegos con cada vez más presión mientras lidian con el retiro de efectivo.

El BCE indicó que está vigilando la situación en los mercados financieros y está listo para usar todas las medidas a su alcance para mantener la estabilidad en los 19 países que conforman la eurozona. 

Hasta el momento los griegos no pueden retirar de los bancos un máximo de 60 euros en los cajeros por día, aunque algunos no dan más de 50 euros, pues escasean los billetes de 20 y 10 euros. 

Medios europeos informaban ayer que circulaban más rumores sobre limitar aún más las cantidades de dinero permitidas por día, pero el ministro de Economía, Yorgos Stathakis, los desmintió. Considera que los bancos podrán aguantar el ritmo actual de retirada de dinero durante unos días más, aunque el BCE no amplíe la línea de liquidez de emergencia.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunió ayer, durante toda la mañana con los líderes de los partidos de la oposición. Todos ellos, menos los comunistas del KKE, han firmado un documento conjunto pidiendo a la institución que preside Mario Draghi que eleve el límite de la línea de liquidez de emergencia. 

El BCE mantuvo hoy la cantidad de liquidez de emergencia máxima que los bancos griegos pueden pedir al Banco de Grecia en 89,000 millones de euros y decidió que va a aplicar recortes de valor a los activos que presenten como garantía. El Banco de Grecia solicitó un aumento de este máximo de 3,000 millones de euros adicionales. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación