Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nuevo Maternidad tendrá sus propias lavadoras hasta enero de 2016

Desde noviembre de 2014 todas las áreas del hospital funcionan en las nuevas instalaciones, pero la ropa se sigue lavando en el antiguo edificio

En mayo de 2014 las autoridades inauguraron el nuevo Maternidad.

En mayo de 2014 las autoridades inauguraron el nuevo Maternidad.

En mayo de 2014 las autoridades inauguraron el nuevo Maternidad. Foto EDH

Daño en las tuberías de agua potable, falta de máquinas  para lavar la ropa y atraso en la instalación de los lavabos quirúrgicos son parte de los problemas que ha  presentado el Hospital Nacional de la Mujer, antiguo Maternidad, desde que abrió sus puertas, parte de ellos aún no han sido superados.

El traslado hacia las nuevas instalaciones finalizó el 29 de noviembre del año pasado, seis meses después de la inauguración del inmueble, el 10 de mayo. 

Con casi nueve meses de funcionar en un moderno edificio, el establecimiento materno, que es publicitado por el Ministerio de Salud (Minsal)  como uno de los más modernos en la región sigue lavando la ropa hospitalaria en el antiguo edificio.

Las tres máquinas de uso industrial  adquiridas para el nuevo centro hospitalario fueron recibidas el 4 de junio de 2014, pero desde las pruebas de funcionamiento, en agosto del mismo año presentaron desperfectos en el proceso de extracción.

El equipo no pudo ser reparado tras varios intentos del contratista y el fabricador. Tras conversaciones y modificación del contrato de compra se acordó retirar las tres máquinas y proveer unas nuevas
El Hospital Nacional de la Mujer tendrá sus propias lavadoras hasta enero de 2016; las que tienen desperfectos fueron retiradas de las instalaciones el 7 de julio pasado.

El nuevo Maternidad ha aumentado su capacidad de atención, pasó de tener e 232 camas hospitalarias a 400, al día requieren lavar 4,500 libras de ropa hospitalaria, para solventar la deficiencia se sigue lavando en el viejo edificio.

A finales de julio, el Sindicato General de Empleados del Ministerio de Salud (Sigesal) denunció las dificultades que enfrentan para tener ropa limpia para proveerle a los pacientes y cambiar la ropa de cama, entre otros.

“Ya llevamos nueve meses de habernos trasladados en este hospital y aún no se ve claro el traslado de la lavandería, la cual tiene máquinas que ya dieron su vida útil y estas se viven arruinando a cada rato, medio las reparan y al poco tiempo están en mal estado de nuevo”, plasmó Sigesal en un comunicado del 27 de julio.

Agregaron que “la ropa se tiene que llevar siempre al edifico viejo del hospital de Maternidad que se encuentra en malas condiciones, tanto en infraestructura como de higiene, se puede observar que el personal que está laborando es muy escaso”, expuso el sindicato.

Una de las deficiencias denunciadas fue que la ropa ya lavada la ponen en el suelo porque no hay depósitos adecuados para colocarla.

Los problemas

De acuerdo con documentos oficiales proporcionados por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) el contratista realizó una serie de pruebas para tratar de corregir los desperfectos que presentaban las máquinas, incluso técnicos del fabricante vinieron al país  a revisar las fallas.

“El 10 de agosto (2014) se continuaron las pruebas con ropa en las capacidades de cada máquina, se determinó que las lavadoras vibrarán fuera de la tolerancia normal durante la etapa de extracción. Esta vibración excesiva hace que las placas verticales de las lavadoras golpeen la placa metálica de la base, el proceso de extracción se interrumpe por acción del microswitch que detecta exceso de movimiento, fuera de los rangos de tolerancia”, reportó el contratista a la aseguradora, el 4 de noviembre de este año.

En el mismo se detallan una serie de gestiones hechas en torno a solventar los desperfectos, entre ellos cambios de piezas como amortiguadores, pero la vibración persistió.

“El 24 de octubre, se recibe carta de Edro Dynawash explicando que habiendo revisado sus archivos de estas lavadoras, antes del embarque y comparándolas con fotografías actuales, determinan que hubo una condición totalmente anormal durante el tránsito, la cual las llevo a su nivel extremo en un movimiento severo durante una etapa del transporte”, se lee en el mismo informe del 4 de noviembre del año pasado.

Con ese reporte solicitan hacer efectivo el seguro de los tres equipos por daños.

Tras todos los problemas que tuvieron con las lavadoras, el Minsal mediante un arreglo directo modificó el contrato para que la empresa cambie el equipo luego de enviar las máquinas dañadas a los Estados Unidos, previa entrega de Garantía adicional del cumplimiento de contrato por un monto de $279,136.

La mañana del 7 de julio de este año se retiraron las tres lavadoras con capacidad de lavar 300 y 400 libras de ropa con el objetivo de que las sustituyan, se lee en el acta de desinstalación proporcionado por la OIR.

El Hospital Nacional de la Mujer recibirá el nuevo equipo el 2 de enero del próximo año, si no se presenta ningún inconveniente.

En un memorándum, de la jefa de la UACI enviado al jefe de Mantenimiento del hospital, se informa que el plazo de la entrega del nuevo equipo de lavandería es de 180 días calendario contados a partir de la fecha del acta de desinstalación y retiro de las lavadoras del hospital.
“Por lo tanto y debido a que el acta de desinstalación tiene fecha 7 de julio de 2015, esta se definiría como fecha de partida para contar los 180 días plazo de entrega, quedando así como fecha de entrega el día 2 de enero de 2016”, se detalla en el documento.

Los problemas con el nuevo Maternidad comenzaron desde el primer día que intentaron trasladarse al edificio, el 13 de mayo de 2014;  el personal que ayudaba con la mudanza encontró los portones del edificio cerrado, tras negociaciones con los constructores y la anterior ministra aceptaron abrirlos.

Luego el tropiezo fue la tardanza en el envío e instalación de los lavabos quirúrgicos, equipo indispensable para que los cirujanos se esterilicen las manos previo a entrar a una cirugía o a una área crítica, eso  retrasó el traslado del área de hospitalización.

La rotura en una tubería de agua potable que provocó problemas de abastecimiento en el establecimiento, personal y presupuesto insuficiente se suman a las dificultades que se viven en el nuevo Maternidad.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación