Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

William Hernández, un barista con grandes logros y sueños

En tan solo cuatro años ha logrado obtener títulos a nivel local e internacional

William Hernández es el actual campeón nacional de barismo y sexto lugar a nivel mundial. Foto EDH/ rené estrada

William Hernández es el actual campeón nacional de barismo y sexto lugar a nivel mundial. Foto EDH/ rené estrada

William Hernández es el actual campeón nacional de barismo y sexto lugar a nivel mundial. Foto EDH/ rené estrada

William Hernández, un joven que recién pasó de los veinte años, ganó en junio el sexto lugar en el Campeonato Mundial de Baristas, realizado en Rimini, Italia. Su historia es una de superación en la que, en solo cuatro años, pasó de ser un muchacho con necesidades económicas a un representante internacional del barismo salvadoreño.

William nació en 1991 y es originario de San Salvador. Debido a limitaciones económicas en su familia tuvo que suspender sus estudios de bachillerato (aunque luego los retomó). Recién cumplidos los 18 años se vio en la necesidad de buscar un empleo que le permitiese continuar sus estudios y mantener a su hija recién nacida.

Tras pasar un año en varias entrevistas sin respuestas, recibió una oportunidad en el café Viva Espresso. Inició, según él, sin ningún interés en el barismo y atendiendo el área de mesas. Fue un trabajo que tomó con el futuro de su hija en mente.

La vocación de William como barista nació en 2011. Alejandro Méndez se convirtió en campeón mundial de barismo. "Eso me terminó de abrir los ojos y dije yo quiero ser barista, 'yo tengo que estar ahí'. Ver que mi amigo de todos los días había ganado un campeonato mundial fue la cúspide para que naciera eso en mí", relató el joven.

Con esta experiencia cercana inició su capacitación, aprendiendo las técnicas, recetas y los demás secretos para preparar un buen café. William relató que los propietarios depositaron una gran confianza en él, lo cual agradeció, ya que con solo seis meses de ser barista participó en el torneo nacional y alcanzó el primer lugar. "Me lanzaron como pato al agua", expresó el joven para ilustrar su experiencia.

Competencias y títulos

Desde ese primer título para un barista aún novato, William Hernández ha cosechado varios logros. Ha sido campeón nacional en 2013 y 2014.

En 2013 ganó el tercer lugar en el Campeonato Mundial de Baristas, realizado en Australia. Luego, en noviembre participó en un campeonato internacional de menor escala en Corea del Sur. En esa ocasión logró obtener el primer lugar.

En junio de este año viajó a Italia junto con competidores de 54 países para la competencia mundial. Fue el único representante de América que llegó a la final, alcanzando la sexta posición. "Ya El Salvador es un país fuerte, temido en cuestión de competencia porque saben que somos buenos productores como buenos preparando", reflexionó.

Para la mayoría de las competencias, el café favorito de William ha sido el cosechado en la finca Santa Petrona, debido a su versatilidad para prepararlo de diferentes formas. Aún así, a nivel personal, lo prefiere negro, sin leche.

Compromisos y metas

El primer campeonato nacional William lo celebró junto a su pequeña hija. "Ella ya entiende y dice alegre 'mi papá hace café'", dijo sonriendo.

Tras las metas alcanzadas con su duro trabajo, William dijo estar comprometido con la excelencia.

Parte de su formación como barista incluyó conocer el proceso del café desde la finca en que se cosecha. "Una de las cosas que más me tocó el corazón fue la primera vez que fui a la finca y vi a las cortadoras. Gente superhumilde trabajando... por qué voy a hacer yo mal mi trabajo si esta gente esta haciendo todo lo que puede", explicó Hernández. La experiencia hizo nacer en él el compromiso con la excelencia en su trabajo y en las competencias.

El futuro

Este joven de 23 años con cinco títulos en su carrera ahora se encarga de la capacitación de nuevos baristas en Viva Espresso y comparte tareas en el control de calidad del café.

William expresó que, en el corto plazo, se ve así mismo trabajando con Viva Espresso por mucho tiempo. Un café bar al cual considera como su escuela, ya que fue su primer empleo. Además de su responsabilidad actual espera colaborar en la expansión local e internacional de la compañía.

En el largo plazo dijo que se ve con un negocio propio relacionado al café, un paso natural para alguien que ha crecido en este aromático mundo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación