Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La victoria del "no" pone en riesgo la permanencia de Grecia en la eurozona

Los líderes del Eurogrupo discutirán las consecuencias del "no" mañana martes.

Los helenos acudieron a las urnas desde temprano. Más del 60 % de los ciudadanos griegos decidió que no quieren el plan de rescate de la Unión Europea. Foto EDH / EFE

Los helenos acudieron a las urnas desde temprano. Más del 60 % de los ciudadanos griegos decidió que no quieren el plan de rescate de la Unión Europea....

Los helenos acudieron a las urnas desde temprano. Más del 60 % de los ciudadanos griegos decidió que no quieren el plan de rescate de la Unión Europea. Foto EDH / EFE

ATENAS. El "no" de los griegos en el referéndum de ayer deja planteada, con toda crudeza, la pregunta de si Grecia se verá forzada a abandonar la unión monetaria, escenario que nunca contemplaron los fundadores de la moneda única.

"Hay argumentos a favor y en contra sobre si el 'Grexit' (la salida de Grecia del euro) es posible legalmente", dijeron a EFE fuentes comunitarias, que también subrayaron que "lo que ocurre es que no hay disposiciones específicas en los tratados que digan que el acceso a la zona euro es reversible".

En la práctica, si un miembro insolvente de la Eurozona se queda sin la cobertura del BCE, como le está pasando a Grecia, se puede ver obligado, para salvar su sistema financiero, a introducir la moneda nacional, ya sea de forma temporal o definitiva.

Pero desde el punto de vista jurídico no están en absoluto claros los procedimientos, ni los derechos y obligaciones que tendría respecto a sus antiguos socios y viceversa, por lo que Grecia entraría en un auténtico limbo legal.

El Gobierno griego, a través de su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, ya ha avanzado que haría uso "de todos los recursos legales" para evitar una salida del euro, incluyendo acciones ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Mientras el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se ha esforzado por interpretar la consulta popular como una baza negociadora, Bruselas ha hecho una lectura diferente y ha advertido de que un "no" equivale a salir del club de la moneda única.

El euro, la moneda oficial para 19 de los veintiocho Estados miembros de la Unión Europea (UE), es un proyecto político y económico que sus socios se plantearon como algo irreversible, y como tal quedó plasmado en los Tratados de la Unión Europea (TUE) y de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Mientras tanto ya hay algunas opiniones que hacen prever que Grecia podría mantenerse en la zona euro.

El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, consideró ayer "justo" tratar de buscar un acuerdo con Grecia.

"Ahora es justo volver a comenzar a buscar un acuerdo", señaló Gentiloni a través de su cuenta oficial en Twitter. No obstante, advirtió de que "del laberinto griego no se sale con una Europa débil y sin crecimiento".

El ministro italiano de Economía, Pier Carlo Padoan, también dijo que "Italia trabaja siempre y trabajará por una Europa más integrada".

En su opinión, "las reglas compartidas por los pueblos europeos sirven para garantizar un mismo objetivo: el bienestar a través del crecimiento económico y el empleo".

Francia, la segunda potencia de la zona euro, también intentan evitar a toda costa una ruptura total con Grecia y la posible salida de este país de la moneda única.

Hollande sostiene que un triunfo del "no" abre el peligro de una salida de Grecia del euro. "El riesgo existe", señalan personas de su entorno. Sin embargo, el Gobierno hará "todo lo posible" para que ese peligro no se materialice. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación