Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela teme que crudo podría llegar a un precio de 20 dólares por barril

Debido a que la OPEP decidió no tomar acciones para incrementar el precio del barril en el mercado, Venezuela considera que experimentará un impacto negativo.

Venezuela es uno de los países miembros del cartel, OPEP, que se verían más afectado si el precio del petróleo continúa bajando.

Venezuela es uno de los países miembros del cartel, OPEP, que se verían más afectado si el precio del petróleo continúa bajando. | Foto por Archivo

Venezuela es uno de los países miembros del cartel, OPEP, que se verían más afectado si el precio del petróleo continúa bajando.

Tras la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), finalizada ayer, el ministro venezolano de petróleo, Eulogio del Pino, expresó que las decisiones del cartel de “no hacer nada” para incrementar los precios del barril de crudo, podrían hundir el precio del oro negro venezolano hasta los 20 dólares, lo que supone una rebaja del 50% sobre su cotización actual.

El crudo venezolano retrocedió 0.88 centavos y cerró en 34.05 dólares ayer, esto frente a los 34.93 dólares de la semana anterior, el nivel más bajo en más de seis años, según lo que informó Del Pino.

“Los precios de los crudos terminaron esta semana a la baja debido principalmente al incremento del dólar frente a otras divisas”, dice el informe de la cartera petrolera.

Asimismo, atribuye la caída al “aumento inesperado de los inventarios comerciales de crudos en Estados Unidos” y “las temperaturas más cálidas para esta época del año” en el noreste norteamericano.

El ministerio venezolano contabiliza, además, el comportamiento de los precios de otros crudos, entre ellos el Brent que también cayó, al cotizar en 44.05 dólares frente a los 45.45 de la semana pasada.

El precio del crudo Intermedio de Texas (WTI) pasó a su vez de 42.52 a 41.25 dólares, según las cuentas venezolanas.

La cesta de la Opep, cartel del cual Venezuela es miembro fundador, pasó de 39.15 a 38.73 dólares el barril entre una semana y otra.

Con el registro de esta semana, el precio de venta promedio en lo que va de año se sitúa en 45.87, muy por debajo de los 88.42 dólares del año pasado y de los 98.08 dólares de 2013.

La cesta venezolana experimentó una curva de descenso que comenzó el 12 de septiembre de 2014, cuando se cotizaba a 90.19 dólares el barril.

Venezuela, quinto exportador mundial de crudo, produce alrededor de 3 millones de barriles de petróleo diarios y exporta unos 2.5 millones, en su mayor parte a Estados Unidos y China.

OPEP sólo un espectador

El descalabro de los precios del petróleo ha paralizado a la OPEP, incapaz de superar sus discrepancias internas para tomar una decisión sobre la oferta de crudo conjunta de sus miembros.

“Hemos decidido posponer esta decisión hasta la próxima reunión, hasta que la situación sea más clara”, dijo el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdalá El Badri, en rueda de prensa.

La OPEP ni siquiera fue capaz de poner una cifra a su oferta común como grupo en la escueta declaración final de la fracasada 168 conferencia ministerial de los trece productores petroleros.

En cuanto se hizo pública la falta de decisión, los precios del crudo reaccionaron inmediatamente con considerables caídas en los mercados internacionales.

En los mercados no se esperaban cambios en la cuota oficial de bombeo de doce productores de la OPEP (todos menos Indonesia, que se ha reincorporado ayer a la organización tras seis años de ausencia), de 30 millones de barriles diarios (mbd).

Pero tampoco un fracaso de la reunión con la imagen de una organización dividida, que envía un mensaje de inestabilidad y debilidad ante la situación actual de bajos precios.

Por un lado, están los países más afectados por la caída de los ingresos de sus abaratadas exportaciones petroleras, como Venezuela, Ecuador o Argelia, entre otros, y que llevan meses pidiendo una reducción de la oferta conjunta para apuntalar las cotizaciones.

En el encuentro de ayer apoyaban la propuesta de Venezuela de reducir en un cinco por ciento la producción real, calculada en 31.5 mbd, lo que hubiese significado el respeto estricto a la citada cuota.

Por otro lado, están los socios como Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de petróleo y líder natural del grupo, y los ricos emiratos del golfo Pérsico, que hace un año se impusieron con una estrategia contraria: abrir los grifos con bajos precios para defender su participación de mercado. “Hay unas posiciones muy diferentes allí, que las discutimos, y que, bueno, al final, llegamos a la conclusión de no tomar ninguna decisión”, explicó a Efe el ministro venezolano de Petróleo, Eulogio Del Pino, tras el encuentro de ayer.

También su homólogo ecuatoriano, Carlos Pareja Yannuzzelli, se mostró convencido de que la bajada de los precios continuaría si no hay acciones específicas.

“Esto no es mágico. Los precios responden al mercado y si usted tiene un excedente (de oferta) en este momento y no hace nada, simplemente la tendencia va a continuar”, dijo a Efe.

Los contrarios a esta visión dentro de la OPEP argumentan que el exceso de oferta mundial, la causa principal del fuerte abaratamiento de esta materia prima, se debe a aumentos de producciones de fuera de la organización, como la de Rusia o el petróleo de esquisto en Estados Unidos.

Por eso, no están dispuestos a retirar un solo barril si no lo hacen también sus competidores.

Cuentan con que el descenso de la rentabilidad reduzca la oferta rival el próximo año, especialmente la más cara de producir, y que los bajos precios impulsen la coyuntura y por tanto el consumo de oro negro en el planeta.

“Nos sentimos cómodos con que solo tengamos que esperar y observar. No podemos poner números ahora. Tenemos a Irán que va a volver”, reconoció en rueda de prensa el presidente de turno del grupo, Emmanuel Ibe Kachikwu.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación