Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela no logra encarecer los combustibles

No llegó a acuerdos con Arabia Saudí para reducir la producción. México y Rusia tampoco lo apoyaron

La economía de Venezuela depende, en gran medida, del precio del petróleo, que es de donde obtiene sus ingresos para mantenerse. foto EDH/archivo

La economía de Venezuela depende, en gran medida, del precio del petróleo, que es de donde obtiene sus ingresos para mantenerse. foto EDH/archivo

La economía de Venezuela depende, en gran medida, del precio del petróleo, que es de donde obtiene sus ingresos para mantenerse. foto EDH/archivo

Las intenciones de Venezuela de recortar la producción de petróleo y así aumentar sus precios hasta los $100 por barril no serán apoyadas por los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se reunirán mañana en Viena.

Nada menos ayer el canciller venezolano, Rafael Ramírez, se reunió con representantes de Arabia Saudí, para lograr un acuerdo sobre el precio y presentarlo en la reunión general.

Sin embargo, al final del día Venezuela no concretó ningún acuerdo con este país ni con México y Rusia, que estarán como observadores en la reunión, por lo que tendrá que llegar a Viena sin ningún país que le apoye.

A dos días del encuentro internacional, el precio del barril de petróleo siguió cayendo. Al cierre del mercado bursátil la cotización de los futuros de petróleo del West Texas Intermediate alcanzó los $74.

De acuerdo con un artículo publicado por la página web de noticias y tecnología Business Insider, "Venezuela se quedaría sola" pues los miembros de esta organización han asegurado que no van a recortar su producción.

Eso obligará a Venezuela a enfrentar sus problemas económicos sin la ayuda de su oro negro, que ha sido su salvataje para mantener una economía deteriorada por la inflación, la caída en las exportaciones y la deuda. "El país tendrá que enfrentar la caída de su economía sin la ayuda de los altos precios del petróleo", indica la publicación.

De acuerdo con Business Insider, de todos los países de la OPEP Venezuela es el que más necesita que los precios suban pues su economía depende de eso.

Su índice de inflación ha crecido alrededor del 64 %, y las exportaciones de crudo han caído arriba de los $30 hasta llegar a un precio del barril de $68.97, mientras que las reservas de divisas se encuentran en sus niveles más bajos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha realizado dos devaluaciones de la moneda, lo que ha derivado en el aumento del mercado negro de divisas y, a su vez, ha derivado en una grave escasez de productos de consumo básicos.

Según el artículo, Venezuela necesita que el precio promedio del petróleo se mantenga en $85 por barril para poder pagar sus importaciones y mantener su deuda.

La escritora Linnette López asegura que "los precios del petróleo por sí solos no salvarán a Venezuela", por lo que el Gobierno de Maduro tiene que tomar acciones concretas.

Además, señala que "el régimen de Maduro está muy ocupado en señalar a sus enemigos y en ver fantasmas por todas partes".

El país caribeño obtiene el 95% de sus divisas de las exportaciones de crudo. Cada vez que el precio del barril baja un dólar, el país ingresa $720 millones menos al año, según cálculos de Barclays.

Seguirán insistiendo

Pese a que el canciller venezolano no logró ningún acuerdo con Rusia, México y Arabia Saudí, aseguró que insistirá más adelante. "Discutimos la situación en el mercado, compartimos nuestros puntos de vista y necesitamos mantenernos en contacto. Acordamos reunirnos de nuevo en tres meses", dijo Ramírez, quien hasta hace poco era ministro de Petróleo y presidente de la petrolera estatal PDVSA.

Los observadores del mercado petrolero están divididos sobre el desenlace de la reunión de la OPEP en la capital austriaca. Las predicciones van desde un gran recorte de producción para reactivar los precios, hasta una pequeña reducción o ninguna.

Actualmente, los precios están muy por debajo del nivel que varios miembros de la OPEP y productores rivales, como Rusia, necesitan para equilibrar sus presupuestos.

El grupo ha enfrentado dificultades para adaptarse a los crecientes suministros por un auge en la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos que ha presionado los precios a mínimos de cuatro años bajo los $80 por barril.

Algunos analistas sostienen que se necesita un recorte de la producción de la OPEP de hasta 1.5 millones de barriles por día (bpd) para apuntalar los precios del crudo y evitar agudizar un exceso de suministros en la primera mitad del 2015.

El ministro de Energía de Argelia, Youcef Yousfi, dijo ayer a la agencia oficial de noticias APS, que la OPEP buscaría un "nivel de consenso" para intentar llevar estabilidad al mercado petrolero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación