Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela con epidemias y sin repelente ni medicina

El Gobierno de Nicolás Maduro ha dicho que trabaja para garantizar que haya acetaminofén en las farmacias.

CARACAS. Con fiebre, dolor en las rodillas y los dedos hinchados, Miguel Ángel Maracara, de 21 años, y su padre, recorrieron casi una decena de farmacias en el estado venezolano de Aragua sin encontrar acetaminofén, el medicamento para calmar los fuertes dolores que produce el virus de la chikunguña.

"Me inyectaron (un antipirético y analgésico) y así me bajó la fiebre", dijo Maracara . "No encontramos acetaminofén por ningún lado".

Los doctores les dijeron que tampoco había reactivos, así que no pudieron corroborar científicamente si tuvieron chikunguña, un virus escasamente mortal llegado desde África a fines del año pasado y que, en uno de los idiomas de Tanzania, quiere decir "doblarse" del dolor.

Venezuela encabeza la lista de infectados con el virus del chikunguña en Sudamérica, según los registros oficiales, con 788 casos confirmados y 2 mil sospechosos; es el cuarto país del continente con mayor incidencia de dengue en 2014 y la malaria -o paludismo- repuntó desde 2013 tras años en el olvido. El Salvador tiene más de 40 mil casos sospechosos y es el más contagiado en Centroamérica.

Demoras en la liquidación de divisas por un control de cambios han elevado las deudas de los importadores con sus proveedores internacionales, congelando líneas de crédito y retrasando la compra de antipiréticos, reactivos y repelentes, en un país que importa seis de cada 10 medicamentos que consume.

La escasez de medicinas es solo la punta del iceberg de una crisis de abastecimiento que azota a Venezuela y que, junto con una inflación del 63.4 % interanual, está arrastrando la popularidad del presidente Nicolás Maduro, quien en un momento manejó la teoría de la "guerra bacteriológica" para explicar el avance de las epidemias.—Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación