Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una foto a la economía a largo plazo

El recálculo permite ajustar la economía a los cambios en la producción, el consumo y la relación con las tareas del Gobierno.

El Banco Central deberá de ejecutar el nuevo Sistema de Cuentas Nacionales 93 a corto plazo. FOTO EDH / ARCHIVO

El Banco Central deberá de ejecutar el nuevo Sistema de Cuentas Nacionales 93 a corto plazo. FOTO EDH / ARCHIVO

El Banco Central deberá de ejecutar el nuevo Sistema de Cuentas Nacionales 93 a corto plazo. FOTO EDH / ARCHIVO

Cambiar de 1992 a 2005 como "año cero" de las cuentas nacionales es actualizar el universo de cifras con el que funciona el Estado para elaborar los presupuestos, pagar la deuda pública y transparentar la realidad fiscal del gobierno.

Pero también implica reconocer que la tasa de crecimiento puede variar, de forma negativa o positiva, y determinará si se tiene una mayor capacidad de recaudación tributaria, aunque el país se ha caracterizado en los últimos años por utilizar una tarjeta de crédito que está al límite del endeudamiento.

En todo esto coinciden analistas de diversos sectores que ven en la transición del año base cierto alivio después de la incertidumbre que crea la inestabilidad que producen sus posibles efectos sobre las cifras.

Datos clave

El manejo de las expectativas para el país es clave, advierte Claudio de Rosa.

"Si se va a recalcular cada una de las cifras recientes de la historia económica del país hay que ser muy cuidadosos, porque ello puede afectar las expectativas, la inversión en proyectos y las calificaciones de riesgo", consideró el analista.

Como parte de todo este proceso la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), envía cada tres años a los países un cuestionario donde se miden los avances en la adopción del Sistema de Cuentas Nacionales.

En el caso salvadoreño, la presidenta del Banco Central de Reserva (BCR), Marta Evelyn de Rivera, recordó que hay algunos resultados en varias series pero que hacen falta otras para tener "estimados iniciales".

"El crecimiento y otros indicadores importantes pueden cambiar. Es una sistematización prolongada porque hay que ir encadenando cifras desde 1992", indicó la funcionaria.

Desde una perspectiva esquemática, el ajuste permitirá saber la relación entre la producción de todos los sectores, gastos e ingreso en rubros públicos como bienes y servicios, consumo e inversión y salarios, entre otros aspectos que subraya la Cepal.

"Hay que esperar los próximos meses para ver si este gobierno hará el necesario cambio y el ajuste respectivo. Es algo que tarde o temprano, más allá del gobierno en turno, debe de realizarse porque permite tener un mayor acercamiento al estado real de la economía", puntualizó De Rosa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación