Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tuscania apuesta por la conservación ambiental

La constructora espera un alza en la demanda para completar Tuscania en 10 años. Por ahora invierten sus esfuerzos en el plan ambiental.

Tuscania

El complejo incluye un club deportivo el cual es abierto al público en general. | Foto por elsalv

Tuscania, el amplio y ambicioso proyecto residencial, llegó ya a un 30 % de avance en su construcción. La administración del complejo espera un incremento considerable en la demanda de los próximos años y esperan terminar la construcción en los próximos 10 o 15 años.

Tuscania empezó su construcción hace 10 años. El proyecto lleva ya avanzado una parte de Villa y Valle, sus secciones residenciales, además del Club, el área social y deportiva.

En una década se ha hecho una inversión conjunta, entre empresa y residentes, de $30 millones para construir las primeras residencias, zonas deportivas, calles. El desarrollo más importante ha sido, sin embargo, el destinado a la sostenibilidad ambiental del conjunto.

El presidente de Tuscania, Giusseppe Angelucci, expresó que esperan un considerable crecimiento en la demanda de construcción para la próxima década. Esto lo lleva a pensar que en un máximo de 15 años estaría completando todo el proyecto.

“Lo que viene van a ser alrededor de $36 millones de dólares. Depende de que se construyan los edificios, el colegio, que se terminen las obras de urbanización, el área deportiva”, explicó.

Si la demanda aumenta según lo previsto, pronto Tuscania tendrá completo su proyecto que incluye áreas residenciales, una zona corporativa para negocios y empresas, el Colegio Maya, un área común para pequeños comercios y restaurantes, un área deportiva y club, además de una zona de preservación ecológica.

Todas estas facetas se deben a la inspiración renacentista, familiar y de vida, que el también arquitecto, Giusseppe Angelucci, puso en el proyecto.

Tuscania comenzó este año las obras de terracería y construcción en la futura sección corporativa.

Desarrollo ambiental

En el área ya construida destaca el fuerte esfuerzo que Tuscania puso en su plan ambiental. Una iniciativa que obedece no solo a las regulaciones de construcción, sino también a la comodidad de los habitantes y el bienestar social de la zona.

Angelucci expresó que Tuscania se encuentra en una zona privilegiada ambientalmente: recibe una importante cantidad de lluvia, es zona de migración de aves y en ella se juntan las corrientes de viento provenientes del océano y las cordilleras.

Con eso en mente, el plan de construcción tuvo los objetivos de recuperar lo más posible la vegetación originaria de la zona, reducir la erosión y mejorar la filtración de agua en el lugar.

Lo que más salta a la vista es la presencia de muchas zonas verdes. El presidente y arquitecto de Tuscania explicó que solo en las zonas residenciales hay 70 manzanas, de las cuales 20 han sido destinadas a áreas verdes.

Además, las regulaciones de construcción para los propietarios hacen que en cada lote residencial se deje un espacio importante para árboles y fauna.

En esas zonas se han enfocado a resembrar cerca de 15 mil árboles durante la última década. Todas especies originarias de la zona como maquilishuat.

Por otro lado, destaca la construcción de tres complejos de lagunas para recolectar y filtrar el agua de las lluvias. De ellos, uno ya está terminado en la zona residencial y se ha iniciado la construcción de un segundo en el área corporativa.

Además de filtrar el agua al suelo, con este proyecto buscan reducir la erosión de los terrenos alrededor del proyecto y evitar que las corrientes de los ríos dañen a las comunidades cercanas durante el invierno.

Según los cálculos hechos por Tuscania, sin ningún trabajo de captación de lluvia, el flujo del agua sería de 10.50 metros cúbicos por segundo. Cuando las tres lagunas estén terminadas, se reducirá a 6.48 metros cúbicos por segundo. 

Con ello reducirán el riesgo de deslaves e inundaciones al sur de complejo residencial.

Pero la inversión ambiental relacionada al agua no termina ahí. Este año esperan principiar la construcción de una planta de tratamiento de aguas, un desarrollo que se hará en varias fases.

La primera tendría una capacidad de 100 metros cúbicos, y la segunda será de 250.

“La planta lo que va a hacer es evitar el uso de agua potable para jardines y áreas comunes. El consumo se disminuye considerablemente. Habrá más agua potable para todos”, explicó Angelucci.

Con una sonrisa en el rostro este arquitecto relató los esfuerzos adicionales que se hacen en favor del medio ambiente: el uso de rocas locales para la construcción, la reutilización del suelo para las obras de terracería, la conservación de especies animales en la zona y  uso de iluminación inteligente, entre otros.

Fomentar el ambiente

“(El plan ambiental) a veces es rentable en primer instante o a veces en el bienestar social. Lo que debemos tener es voluntad, no solo en desarrollo de proyectos, sino en autoridades de gobierno”, comentó el presidente de Tuscania.

Con ello se refirió a que un plan ambiental no tiene por qué estar peleado con la rentabilidad y que la burocracia gubernamental suele desincentivar estas iniciativas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación