Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Transportistas de carga: Nos llevamos la peor parte con el cobro de $18

La improvisación en el cobro de una nueva tasa en las aduanas del país provocó un caos que afecta al comercio intrarregional.

Las Aduanas comenzarán a cobrar desde noviembre próximo $18 a cada empresa aunque sus paquetes vengan en un solo furgón. foto EDH / archivo

Aparte de los problemas logísticos y de infraestructura inadecuada que deben enfrentar los empresarios, está el problema del comercio ilícito.

Aparte de los problemas logísticos y de infraestructura inadecuada que deben enfrentar los empresarios, está el problema del contrabando.

Aunque no era una sorpresa que la Dirección General de Aduanas (DGA) comenzaría a revisar la mercancía que ingresa y sale del país, muchos transportistas de carga encontraron una serie de dificultades cuando el lunes pasado llegaban a los puestos fronterizos.

La primera dificultad fueron los 18 dólares que había que pagar por la inspección de la mercancía, a través de rayos X. La confusión sobre quién tenía que pagar, si la empresa o el transportista, comenzó de inmediato.

Algunos motoristas tuvieron que llamar a las empresas para que les enviaran el dinero hasta las fronteras, pero cuando se disponían a pagar, se encontraban con que el sistema no funcionaba. Y así, los varios kilómetros de camiones estacionados, esperando hacer sus trámites de exportación o importación, se tornaron parte del paisaje fronterizo.

"Con las fallas que hay en aduanas nos hemos llevado la peor parte", dijo Raúl Alfaro, presidente la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (ASTIC).

Entre las anomalías del nuevo cobro, los transportistas señalan el hecho de que estaban cobrando por cada exportación, aunque esta fuera consolidada, cuando lo correcto era que ésta pagara únicamente 18 dólares.

Entre el descontento que se ha mantenido desde el lunes pasado cuando que se implementaron las revisiones no intrusivas se encuentra el que todos los camiones pagan los 18 dólares, aunque no todos pasan por los rayos X.

La situación también ha marcado algunas diferencias entre transportistas y empresarios. "Yo, como empresario del transporte bien puedo pagar y luego cobrárselo a la empresa, pero algunas hasta crédito fiscal han pedido, pero eso no es correcto porque uno no se lo va a deducir después", comentó un transportista afectado.

El cobro a la carga internacional, cuyo destino es otro país de Centroamérica y no El Salvador, también fue denunciado por la ASTIC.

En señal de protesta por la irregularidad y atrasos en las entregas de sus pedidos, la gremial estableció el paro, el cual se mantuvo durante el fin de semana, y ahora esperan se revierta el cobro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación