Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Trámites y cobro de IVA complican paso en aduana

La gremial de exportadores insiste en daño que hacen las arbitrariedades en frontera

Empresarios resienten que las aduanas forman cuellos de botella para el paso del comercio internacional. Foto EDH / archivo

Si tres empresarios usaban el mismo camión, los $18 se repartían entre ellos. Con el cambio, cada uno pagara los $18 por uso del escáner.Foto EDH / archivo

Empresarios resienten que las aduanas forman cuellos de botella para el paso del comercio internacional. Foto EDH / archivo

La Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport) celebró esta semana una asamblea general en la cual se insistió en la necesidad de eliminar algunos problemas que afectan al comercio exterior. Algunas de estas problemáticas se deben a la arbitrariedad del personal de aduanas y una mala gestión.

Entre los agremiados se hizo común la mención a la "discrecionalidad" del personal en aduanas. Es decir, algunos de los trámites se realizan según el parecer del empleado, aunque no sea de la forma exacta en que mandan las leyes.

Esto aplica al caso de inspecciones, cobros y papeleo que los transportistas deben revisar en la frontera. La situación llega a generar grandes colas, retrasando el paso de la mercadería.

El exdirectivo de Coexport, Eduardo Vides Lemus expresó que "los aduaneros en la frontera aplican la ley a su libre conveniencia. Yo le llamo a eso impuesto de no conveniencia".

Explicó que en ocasiones las inspecciones son utilizadas de forma arbitraria. Por ejemplo, un desbalance en el peso de un contenedor puede ser usado como excusa para enviar el camión a nuevas inspecciones, pago de multas o en ocasiones, sobornos.

Vides además dijo que tener una reglamentación centroamericana sería de mucha ayuda para evitar este tipo de arbitrariedades con registros sanitarios, aranceles, peso e inspecciones, entre otros.

Por su parte la directora ejecutiva de Coexport, Silvia Cuéllar, se refirió a otro inconveniente por resolver: el sistema de compensación para el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Toda mercadería que ingresa a Centroamérica debe pagar el IVA en el país al que ingresa. Sin embargo para los empresarios esto se vuelve un inconveniente cuando deben enviar productos a varios países del Istmo, ya que deben cancelar dicho importe según los procedimientos de cada destino.

Cuéllar dijo que, además, este esquema afecta las mercancías que ingresan y transitan por varios países de la región.

El sistema de compensación, explicó, funcionaría para que un contenedor pague el IVA en el punto de entrada (puerto, aeropuerto o aduana terrestre); luego se enviará el dinero a la entidad tributaria del respectivo país.

Implementar el sistema además facilitaría muchos procesos para los empresarios que hacen comercio con la región, comentó Cuéllar.

Inconvenientes en Ley contra Lavado de Dinero

El presidente de Coexport, Juan Pablo Durán, también se refirió a otros problemas para la actividad comercial que han detectado en la Ley contra el Lavado de Dinero.

Durán explicó que la normativa manda que cada empresa tenga un nuevo empleado, certificado por la Fiscalía General de la República, quien fungirá como un auditor externo. Esta persona deberá mantener un monitoreo de las transacciones e informar cuando se detecte un movimiento sospechoso.

"Las empresas formalizadas, según datos de Hacienda, andan alrededor de 17 mil empresas ¿dónde habrá 17 mil especialistas en lavado de dinero?", comentó el líder gremial.

Este requisito de ley podría aumentar la informalidad en el país, indicó, ya que seguramente los profesionales en esta rama solo podrán ser contratados por la gran y mediana empresa.

Las pequeñas y microempresas podrían preferir pasar a la informalidad al no poder cumplir este requisito, ni contar con los recursos suficientes para pagar el nuevo personal.

Recientemente la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CCIES) publicó que crear un nuevo empleo tiene un costo de entre $20 y $24 mil para una empresa.

Estos inconveniente se suman a otros que diversos sectores empresariales vienen señalando a la Dirección de Aduanas.

El sistema de inspección no intrusiva es uno de los más evidentes, ya que el cobro del servicio y el uso de la maquinaria genera más atrasos a los camiones. El Salvador es el único país que utiliza sistemas de este tipo.

Asimismo, los miembros de Coexport insistieron en que no es adecuado que los transportistas deban realizar, en la misma aduana, diversos trámites.

Esto genera cuellos de botella en la frontera, acumulando decenas de camiones por trámites, pagos, inspecciones, fumigaciones y otros.

Se estima que un camión se mueve a 16 kilómetros por hora en la región.

Ineficiencia en aduanas

La semana pasada las fronteras de La Hachadura y El Amatillo acumularon filas de camiones por varios kilómetros.

Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (ASTIC), dijo que el problema se debió a la llegada de nuevos empleados a las aduanas quienes no estaban familiarizados con todos los trámites.

Durante el fin de semana se redujeron las colas ya que un contingente de empleados llegó a las instalaciones para apoyar en los procesos.

"No es lo mismo ser eficiente y trabajar con cinco personas que ser ineficiente y mandar diez personas", concluyó Alfaro. La situación demostró de nuevo lo fácil que se complican los procesos en las aduanas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación