Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Trabajadores no percibieron $1,000 Mlls. en intereses por baja rentabilidad

Un trabajador que haya ganado $500 por 25 años solo recibiría una pensión de $167 cada mes

Las pensiones de los trabajadores de hoy son las que más preocupan. foto edh / archivo

Las pensiones de los trabajadores de hoy son las que más preocupan. foto edh / archivo

Las pensiones de los trabajadores de hoy son las que más preocupan. foto edh / archivo

Un ciudadano que ha trabajado por 25 años sin interrupción, con un salario de $500 mensuales, recibirá al final de su vida laboral una pensión de apenas $167.68, y no $266.42 como hubiera ocurrido si sus ahorros hubieran ganado una tasa de interés de 6.38 % y no una del 3 %.

Por esa baja rentabilidad el trabajador dejó de recibir $98.74 mensuales que pudieron hacer la diferencia para su calidad de vida en la vejez.

Este es tan solo un ejemplo que el tanque de pensamiento Fundaungo ha calculado para determinar qué tan importante es la rentabilidad que deben ganar las pensiones a la hora de jubilarse.

Este mismo ejercicio se hizo con otros rangos de salarios y tasa de rentabilidad. Empero, Fundaungo, aclaró que este es solo un ejemplo pues las pensiones de los actuales cotizantes no son iguales y varían de acuerdo a los años de cotización y salario de cada persona.

Lo mismo ocurriría para un trabajador con salarios más altos de $1,700, $2,800 o de $3,200, como lo hizo Fundaungo en su simulación de datos.

Ahora imagínese el dinero que han dejado de percibir los más de 2.6 millones de afiliados a las AFP que desde 2009 han recibido una tasa de interés de 1.3 %, debido a que el Gobierno ha tomado parte de sus ahorros para pagar las pensiones del ISSS e INPEP.

Una simulación de Fundaungo, elaborada bajo el supuesto de que el Gobierno hubiera pagado una tasa de interés del 7 % en vez de utilizar la tasa LIBOR, indica que los fondos de pensiones habrían dejado de percibir alrededor de $938.15 millones en intereses entre 2007 y junio de 2013.

A la fecha la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos) estima que esa pérdida ya supera los $1,000 millones que pudiendo estar en las cuentas individuales de los trabajadores, no lo están por decisión gubernamental.

Los trabajadores, al igual que cualquier inversionista internacional, podrían ganar una tasa de interés del 6 o el 7 % por prestarle su dinero al Gobierno pero un decreto de 2006, declarado inconstitucional en diciembre del año pasado, amarró al Estado a pagar una tasa muy baja.

Ese artículo es el 12 de la Ley del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), mediante la cual el Gobierno emite Certificados de Inversión Previsional (CIP) con base a la tasa LIBOR (London Interbank Offered Rate)+0.75 %.

Antes de 2009 esta tasa era de 5 y 6 % por lo que las pensiones ganaron considerables intereses que multiplicaron el dinero de los cotizantes. Pero después de ese año, cuando llegó la crisis económica mundial, esta tasa cayó estrepitosamente, al punto que a enero del año pasado era de 0.33 %. Al sumarle el 0.75 %, la tasa de interés que el Gobierno pagaba era de 1.08 %, una ganancia ínfima si se compara con lo que obtienen otros inversionistas que le prestan su dinero al Gobierno.

Ante la falta de efectivo, el Gobierno creó el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales en 2006, con el cual quedó establecido que el Ejecutivo emitiría Certificados de Inversión Previsional (CIP) hasta por el 30 % del total de los fondos de pensiones, y las AFP estaban obligadas a comprar esos títulos. (En 2012, la Asamblea Legislativa subió ese límite al 45 %).

Eso significó que más dinero de los trabajadores fue prestado al Gobierno a intereses muy bajos.

Para el presidente del Comité de Trabajadores en Defensa de los Fondos de Pensiones (Comtradefop), Ricardo Soriano, estos bajos intereses son un robo que el Gobierno le ha hecho a los trabajadores.

¿Y qué podía hacerse para mejorar esta tasa? Al ver esta situación los diputados en la Asamblea Legislativa tenían la potestad de cambiar la ley para mejorar esta tasa, pero los años han pasado y los legisladores no lo hicieron.

No fue sino hasta 2013 que un grupo de trabajadores integrados en un Comité presentó una demanda ante la Corte Suprema de Justicia para que la Sala de lo Constitucional declarara ilegal el artículo de la Ley del FOP.

La Sala le ha pedido a los diputados en la Asamblea Legislativa que modifiquen la ley y establezcan una tasa de interés que beneficie a los trabajadores, pero a dos meses de la resolución judicial, los legisladores aún no resuelven.

Es lo más importante

De acuerdo con el presidente de Asafondos, René Novellino, si la rentabilidad de los fondos de pensiones subiera tan solo un punto porcentual adicional al que el Gobierno paga, los trabajadores que cotizan a las AFP podrían ver incrementada en el 25 % su pensión en el futuro. Con el correr de los años la rentabilidad se vuelve más importante en el monto total de la pensión que la cotización aportada por el trabajador.

Otro estudio de FundaUngo indica que si el porcentaje de dinero que se le prestara al Gobierno a bajos intereses fuera menor, la rentabilidad sería mayor a la actual. Sin embargo, y pese a la insistencia de que la rentabilidad es importante para mejorar las pensiones de los trabajadores, los legisladores no han discutido reformas para mejoralas.

Una esperanza para aumentar la rentabilidad era la Ley de Fondos de Inversión, recién aprobada, que permitiría a las AFP invertir los fondos en instrumentos financieros que pagarán mejores intereses. Las AFP tampoco pueden invertir los fondos en el exterior.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación