Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tigo Money creció 140 % en primer semestre gracias al pago de planilla

b La compañía analiza implementar nuevos servicios para convertir el teléfono en un medio de pago a mediano plazo

El servicio de Tigo Money ha crecido hasta atender a 600 mil usuarios en la actualidad. FOTO EDH / Archivo

El servicio de Tigo Money ha crecido hasta atender a 600 mil usuarios en la actualidad. FOTO EDH / Archivo

El servicio de Tigo Money ha crecido hasta atender a 600 mil usuarios en la actualidad. FOTO EDH / Archivo

El servicio de transacciones financieras, a través de Tigo Money, creció en el 140 % durante el primer semestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior. Esa la estimación que hizo el vicepresidente de Servicios Financieros Móviles, Javier Urdampilleta, considerando la cantidad de transacciones, usuarios, agentes y montos.

Parte del crecimiento se debe a una iniciativa que la empresa implementó este año para facilitar el pago de salarios a través del teléfono celular: Planilla Segura, es el servicio de Tigo Money que, según Urdampilleta, facilita el pago a empresas que entregan dinero en efectivo a sus colaboradores en áreas remotas del país.

"El beneficio que nosotros les podemos hacer a las empresas es que hoy podés hacer ese pago instantáneamente sin desplazar a tu obrero a la capital", explicó.

A principios de abril Tigo lanzó este servicio mediante un convenio con la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco).

Desde esa fecha se han sumado varias empresas constructoras y algunas del sector comercio. El vicepresidente de servicios financieros móviles calcula en 2,400 los empleados que actualmente han aceptado recibir sus salarios a través de dicha metodología.

Además, hay 10 empresas que han firmado convenio para usar Planilla Segura y cuya implementación se espera que inicie en el corto plazo.

Este nuevo servicio ha permitido aumentar las operaciones de Tigo Money. Según Urdampilleta, existen 600,000 usuarios, los cuales mueven $23 millones en diferentes tipos de transacciones: remesas familiares, pago de facturas, transferencias, etc.

Solo el pago de facturas representa el 55 % de las transacciones a través de Tigo Money. En promedio, cada transacción hecha por los usuarios mueve alrededor de $35.

Pensando en el mediano y largo plazo, Javier Urdampilleta declaró que Tigo prevé extender los servicios que permite a través de este sistema. La idea, aclaró, es que eventualmente sea posible cancelar bienes y servicios como las compras en supermercados. Esto convertiría al teléfono celular en un nuevo mecanismo de pago.

En el camino a facilitar el acceso a este servicio y hacerlo más amigable para el usuario, Urdampilleta adelantó que Tigo prepara el lanzamiento de una aplicación que permitirá un uso más sencillo de Tigo Money en los teléfonos inteligentes. Esta interfaz funcionará de forma paralela a la que utiliza actualmente la empresa con los teléfonos convencionales.

El representante de Tigo Money destacó que el servicio permite integrar a las personas que no tienen acceso al sistema bancario (ver nota secundaria), lo cual acerca a este sector a la formalidad.

Según los cálculos de Tigo, esta inclusión permitiría un alza en la recaudación fiscal, debido a los impuestos que la empresa cancela, e incluso un incremento en el Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Tigo Money entró en operación hace tres años. Ya cuenta con 1,900 agentes de servicio y tiene presencia en 220 municipios del país. El sistema maneja en promedio 2 millones de transacciones mensuales. El servicio también se presta en Guatemala, Honduras, Colombia, Bolivia, Paraguay, Tanzania, Ghana, Ruanda y el Congo. De acuerdo al representante de la empresa, aunque no es posible realizar transferencias entre estos países, en El Salvador se cuenta con un convenio para recibir remesas desde Western Union.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación