Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Temen un desplome bancario en Italia

Su tasa de créditos impagados o impagables creció un 20 % anual desde 2008 y ya alcanza al 16.7 % del total.

IATA CRITICA A LOS GOBIERNOS EUROPEOS POR SU GESTI?N DE LA CRISIS DEL VOLC¡N

Italia presentará una propuesta de crear una entidad privada con una participación pública minoritaria. | Foto por bs

MUN502. M?NICH (ALEMANIA) 19/04/2010.- Varios compran billetes en la estaciÛn ferroviaria de M?nich (Alemania) mientras un gran n?mero de vuelos contin?an cancelados en el paÌs a causa de la nube volc·nica hoy, lunes, 19 de abril de 2010. La AsociaciÛn Internacional de Transporte AÈreo (IATA) criticÛ hoy duramente a los gobiernos europeos por su gestiÛn de la crisis provocada por la erupciÛn de un volc·n en Islandia, y pidiÛ cambios en el proceso de toma de decisiones. El director general de la IATA, Giobanni Bisignani, recordÛ en un comunicado que las restricciones al tr·fico aÈreo impuestas desde el jueves pasado y que han creado un caos sin precedentes, cuestan a la industria aÈrea 200 millones de dÛlares diarios (unos 148 millones de euros) en ingresos no percibidos. EFE/Peter Kneffel

La economía italiana esconde una bomba de relojería que ni las hábiles maniobras de distracción puestas en práctica por el primer ministro, Matteo Renzi, pueden ya ocultar, de acuerdo con noticias que destacan periódicos internacionales. 

Desde principios de año, el valor bursátil de sus bancos ha disminuido una media del 20 %, alcanzándose incluso caídas del 40 % como en el caso del Monte dei Paschi (Mps), un dato especialmente grave si se tienen en cuenta dos aspectos conectados entre sí.

Por un lado, el sector constituye el 30 % de la bolsa de Milán y, por otro, supone el primer recurso (muy por delante del mercado de capitales)  al que acuden las pequeñas y medianas empresas para financiarse. 

No es de extrañar por tanto que desde  la crisis de 2008, Italia ha perdido ocho puntos del PIB y haya provocado una morosidad casi imposible de asumir.

Se estima que los créditos concedidos por los bancos italianos y que ya no podrán recuperar superan los 200,000 millones de euros; Un 16.7% del total, más del doble que en España (el 7 %) o Francia (el 4 %), a los que hay que añadir otros 160,000 millones que, según el Banco de Italia, tampoco se podrán cobrar. 

Una parte de la solución sería la creación de un banco malo, una opción que Italia rechazó cuando la pusieron en práctica España o Irlanda, pero cuyas condiciones negocia ahora a contrarreloj el ministro italiano de Economía, Pier Carlo Padoan, en la cumbre de Davos. Su principal baza es que la explosión de la bomba italiana (la tercera economía de la UE) afectaría de lleno a toda la eurozona.

No deja de ser curioso que Renzi haya hecho coincidir el desplome bancario en Italia         -provocado en parte por el temor de los inversores al conocerse que el BCE había solicitado a algunas entidades informes sobre los créditos de riesgo-, con una polémica, tan agria como insustancial, junto con el presidente de la comisión europea, Jean-Claude Juncker. 

Una cortina de humo confeccionada con descalificaciones mutuas  como “ya está bien de criticar a Europa”, le afeaba Juncker; “no nos dejaremos intimidar”, le respondía Renzi, que amainó en 48 horas y que sirvió para distraer el más grave problema, tanto económico como político, que afronta el primer ministro desde que, hace ahora dos años, se hizo con el poder.

Su pretendida reforma del sistema bancario está resultando un fiasco: con bancos salvados in extremis y sobre los que planea la sospecha de tráfico de influencias a favor de familiares de destacados miembros del Gobierno, otra media docena larga de bancos en venta sin esperanzas de comprador y, lo que es más grave, la ausencia de un diagnóstico real de la situación dada la opacidad de las instituciones financieras. 

Según las encuestas, el 60% de los italianos considera que Renzi está manejando mal el asunto de los bancos, y solo un 28% lo aprueba. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación