Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tabacalera British se retira del país

Se van por el aumento de los impuestos y contrabando

La compañía distribuye cigarrillos de las marcas Pall Mall, Dunhill, Kent y Delta, entre otros. Foto EDH /archivo

La compañía distribuye cigarrillos de las marcas Pall Mall, Dunhill, Kent y Delta, entre otros. Foto EDH /archivo

La compañía distribuye cigarrillos de las marcas Pall Mall, Dunhill, Kent y Delta, entre otros. Foto EDH /archivo

La empresa tabacalera British American Tobacco cerró sus operaciones en el país debido al "aumento de los impuestos, el crecimiento desproporcionado del contrabando y la crisis económica mundial", según indica una carta enviada a sus proveedores el pasado 5 de marzo de este año, y que es firmada por el gerente de país, Marco Escolán.

Todos estos factores "han hecho que la industria legal del tabaco enfrente serios problemas de sostenibilidad", detalla la misiva.

La empresa detalló que "luego de un profundo análisis de la estructura y los costos de operación en El Salvador, decidió cerrar sus operaciones en el país y trasladar la comercialización de sus productos a la empresa distribuidora independiente, Distribuidora Morazán (Dismo), con quien han trabajado desde 2011.

El sábado pasado la empresa también publicó un comunicado en los periódicos locales notificando sobre su decisión.

En ese anuncio expresó que a partir del 1 de marzo la empresa implementó un cambio en su modelo de negocios, que a su juicio "nos permitirá maximizar nuestras ventajas competitivas, consolidar la calidad en los procesos y reforzar la satisfacción de las necesidades de nuestros consumidores, fumadoras adultos informados sobre los riesgos".

De acuerdo con la carta enviada a sus proveedores la empresa Dismo se ha encargado de la distribución de los productos de la tabacalera desde 2011, por lo que ahora, con el cierre de la operación, la empresa también se encargará de otras labores relacionadas con la comercialización.

La tabacalera informó que antes de cerrar definitivamente su trabajo está finiquitando todo compromiso vigente, tanto a nivel patronal como financiero estipulado en la ley.

Podría haber más casos

Esta es una de las primeras empresas que ya decidió irse del país, debido a la falta de competitividad y clima de negocios, pero según la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) hay muchas compañías más que están considerando cerrar sus operaciones por el elevado costo de energía así como los impuestos que se han elevado después de dos reformas tributarias y la delincuencia.

A lo anterior se suma la incertidumbre política, la polarización y los engorrosos trámites de funcionamiento.

En los últimos años la empresa privada no ha logrado trabajar de la mano con el gobierno pues éste último ha implementado medidas que a juicio de los empresarios van en detrimento de un buen clima de inversión.

Un reciente informe presentado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) indicó que desde 2009 hasta la fecha diversas compañías y personas naturales han sacado del país $1,127 millones de capital, una cantidad que incluye inversión extranjera en el país así como la inversión nacional en el exterior y los depósitos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación