Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Subsidios salen de impuestos de los salvadoreños

La ayuda estatal sale más cara, pues alguna es financiada con préstamos por los que se pagan intereses

Subsidios salen de impuestos de los salvadoreños

Subsidios salen de impuestos de los salvadoreños

Subsidios salen de impuestos de los salvadoreños

Recibir $9.10 como subsidio al gas propano o tener un descuento de $8 en su cuenta de la energía eléctrica hace creer a la gente que ahora el Gobierno es más generoso con el bolsillo de los salvadoreños.

Pero no se dan cuenta de que estos "regalos" le salen más caros a los ciudadanos, a través del aumento de impuestos, y por los intereses que deberán pagar por los préstamos con los que se financian.

Además de eso, organismos internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM), señalan que los subsidios no están cumpliendo con el objetivo de reducir la pobreza en las familias más pobres.

Las cifras demuestran que el dinero que reciben los salvadoreños en concepto de subvenciones es el ingreso que Hacienda ha aumentado a través de más impuestos, que se han logrado a través de dos reformas tributarias.

Pero como muchos de estos programas estatales están financiados con préstamos internacionales, los subsidios generan intereses que tarde o temprano también serán cobrados vía tributos.

Según el Ministerio de Hacienda, desde 2009 el Gobierno ha recaudado $800 millones adicionales a través de un incremento tributario por la vía de impuestos selectivos al consumo de algunos productos y por la renta, que pagan mayoritariamente los asalariados.

Solo por la vía del IVA, el Gobierno espera recaudar este año $1,903 millones, es decir, $480 millones más de lo que recaudaba en 2009.

Los impuestos al consumo selectivo han jugado un papel muy importante en el incremento de estos ingresos, sobre todo porque fueron estos modificados en la primera reforma tributaria de 2010.

El Gobierno le subió los impuestos a las gaseosas, cervezas, cigarrillos, bebidas alcohólicas y a las armas y municiones.

Además, desde 2008 en que se aprobó un cobro de $0.04 por las llamadas provenientes desde el exterior, el Gobierno ha recibido ingresos que van desde los $19 hasta los $48 millones en tributos.

Además ha tenido ingresos de entre $33 y $36 millones a través del impuesto de $0.10 que se paga por cada galón de gasolina y que va destinado para el subsidio al transporte público.

"Los subsidios no son un regalo, son los mismos impuestos que las personas pagan", asegura el economista Manuel Enrique Hinds.

Solo en los tres principales subsidios (gas propano, energía eléctrica y transporte público) el Gobierno espera gastar este año un total de $370 millones. Eso sin contar otras ayudas estatales como la pensión básica universal, dirigida a los adultos mayores, la asistencia económica a las familias en extrema pobreza o a través de los paquetes escolares, entre otros, que a agosto de este año sumaba $138.1 millones.

Intereses

Los subsidios no solo se pagan con más impuestos, sino también, con más intereses, debido a que muchos de estos programas son financiados con préstamos internacionales.

De los $800 millones en eurobonos que el Gobierno colocó en noviembre de 2012, unos $53 millones iban al pago de subsidios al gas propano y al del transporte público.

Y por este préstamo el Gobierno paga una tasa de interés de 5.875 %, una tasa que los mismos salvadoreños deberán pagar tarde o temprano a través de más tributos.

Sin embargo, los datos del fisco indican que el 40 % de la deuda total del país paga entre 6 y 8 % de interés.

Organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han pedido al Gobierno que focalice aún más estas transferencias monetarias pues son el principal motivo por el cual el déficit fiscal del país sigue aumentando.

Pero el Gobierno, por el contrario, quiere dejarlos establecidos bajo un decreto legislativo, con lo cual la subvención sería permanente bajo cualquier gobierno.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación