Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Suben los precios del maíz y del frijol

Quintal de maíz sube $2 y el de frijol entre $25 y $30

Los comerciantes dicen que los productores suben el precio para comprar insumos. foto edH

Los comerciantes dicen que los productores suben el precio para comprar insumos. foto edH

Los comerciantes dicen que los productores suben el precio para comprar insumos. foto edH

Los precios de los granos básicos comienzan a presentar alzas, muy por arriba de los valores a que se cotizaban a principios de año, según los comerciantes.

En el caso del frijol, el incremento del precio ha sido el más drástico, hace dos meses el quintal costaba $20 y en estos días está entre $45 y $58, el consumidor debe pagar entre $0.50 y $0.60 por libra.

En el caso del maíz, cuando apenas comenzaba el año, el quintal de maíz rondaba los $12, en la actualidad se encuentra entre $14 y $15, y el consumidor final debe pagar $0.17 por libra.

Los comerciantes de granos dicen que el mercado no está recibiendo frijol nicaragüense, esa podría ser otro de los motivos de la drástica alza del producto.

El precio de sorgo o maicillo también ha presentando un alza de $2 por quintal, su costo actual es de $13, a inicios de año a penas era de $11. "En esta época es común que los precios suban porque los productores deben aprovechar vender un poco más caro, para comprar el abono de la nueva cosecha, después que lo compran los precios bajan de nuevo", comentó José David Hernández, comerciante en el Mercado Central de San Salvador.

Dichas declaraciones concuerdan con la opinión de Guillermo Quijano, presidente de la Asociación Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (CAMPO), quien señala que el precio de los insumos es el eterno dolor de cabeza de los productores, quienes no pueden aumentar el precio de sus productos, para obtener los costos de producción, pero optan por hacer leves incrementos en la época cuando deben realizar la compra de insumos."Aunque en los primeros meses del año los precios se mantienen, a inicios del mes de mayo presentan alza, cuando los agricultores han realizado la siembra y están obligados a comprar (insumos para cultivar)", señala Quijano.

La solución más viable sería una importación directa de insumos, por parte del gobierno, para reducir pago de intermediarios.

El dirigente de Campo además sugiere una regulación de precios de los insumos en el mercado. Para el productor es bien difícil ahorrar para la compra de insumos, de acuerdo con Quijano.

Además al principio de año, el precio del maíz, sorgo y frijol, están bajos y eso limita su ingreso, el leve incremento que hacen en los meses de abril y mayo, les sirve de respiro para adquirir los insumos.

Competencia de Alba alimentos.

Los comerciantes del sector del Mercado Central, señalan que el año pasado los precios fueron un poco más bajos porque existió una cosecha abundante, pero que sus ventas se vieron afectadas por la sobreoferta por parte de Alba Alimentos. "Nosotros pasamos de vender $3,000 a vender $1,000 (diarios) cuando entró el frijol de Alba Alimentos", señaló José Hernández.

Agregó que luego de que los consumidores se dieron cuenta que el frijol salió "duro", la gente volvió a comprar en los mercados y que gradualmente las ventas se están normalizando de nuevo.

A nivel de gremiales la oferta de Alba Alimentos también les ha afectado.

Por ejemplo para los agremiados en CAMPO, quienes tienen un convenio con los compradores industriales, el año pasado se les presentó inconvenientes al momento de establecer el precio, porque Alba Alimentos con productos que tenía almacenados, ofreció a los industriales un precio por debajo del que buscaban los productores, situación que atrasó la negociación de precios.

Quijano señaló que el Gobierno no cumplió con la regla del convenio, que establecía que por cada quintal que la industria le compra al productor nacional, tienen derecho a importar cuatro quintales libre de arancel y el Ministerio de Economía el año pasada decidió suspender el contingente arancelario, afectando a los productores.

Limitado acceso al crédito

En la cosecha 2012-2013, el gobierno destinó $40 millones para créditos agrícolas y solo logró colocar $35 millones, y en la cosecha pasada la cifra disponible fue de $45 millones y solo se lograron colocar $38 millones.

Quijano menciona que el remanente obedece a que los productores no reúnen los excesivos requisitos para el crédito, además los trámites comienzan tardíos. "Se han flexibilizado un poco, pero no lo suficiente, por ejemplo si el productor, por desastres naturales quedó en deuda con el banco, este no le refinaría la deuda y se convierte en una persona no sujeta de crédito".

El crédito de avío para una manzana de maíz es de $400, pero si un productor quedó en deuda, no se le da refinanciamiento, concluyó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación