Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Subasta petrolera en Brasil no atrajo a grandes empresas

Solo se adjudicaron 37 de las 266 áreas de extracción que estaban en licitación.

Petróleo Brasil

Durante la sesión de ayer, el barril del petróleo de Estados Unidos llegó a cotizarse incluso en $29.93.  | Foto por elsalv

RÍO DE JANEIRO.- Brasil concluyó ayer una nueva subasta de concesiones petroleras en la que tan sólo adjudicó el 13.9 % de los bloques que ofreció y que no atrajo a ninguna de las grandes empresas del sector y ni a la estatal Petrobras, que siempre fue la que más licencias adquirió en estas licitaciones.

Tan sólo 37 de las 266 áreas ofrecidas en concesión recibieron ofertas y fueron adjudicadas en su gran mayoría a empresas de pequeño porte y brasileñas, según el balance divulgado por la Agencia Nacional del Petróleo (ANP, regulador).

En una subasta en que sólo pujaron pequeñas empresas brasileñas, las únicas excepciones fueron la argentina Oil M&S, una empresa del Grupo Indalo que se adjudicó los derechos para explorar y explotar petróleo y gas en dos bloques en la región del Recóncavo, y la panameña Petrosynergy, que adquirió la licencia sobre un bloque en la misma zona.

El grupo francés GDF Suez fue socio minoritario (35 %) en un consorcio liderado por la brasileña Parnaíba Gas Natural (65 %) que adquirió las concesiones sobre dos bloques en la cuenca del río Parnaíba.

GDF Suez también fue socio minoritario (35 %) en un consorcio liderado por la canadiense Alvopetro, que adquirió las licencias para explotar cuatro áreas en el Recóncavo.

La única empresa de gran porte en mostrar interés en la subasta de este miércoles fue la constructora Queiroz Galvao, que compró los derechos sobre dos bloques en aguas profundas frente al estado de Alagoas (noreste) en el océano Atlántico.

Estos dos bloques fueron, además, los únicos en aguas profundas que la ANP consiguió adjudicar en la subasta.

De las 37 empresas de 17 países que se inscribieron para la subasta, tan sólo 18 de 5 países realizaron ofertas, lo que evidenció el bajo interés de la licitación.

Así como Petrobras, que no realizó una única oferta, otras grandes multinacionales inscritas también pasaron en blanco, entre ellas la estadounidense Exxon, la anglo-holandesa Shell, la inglesa BP, la francesa Total y la china CNOOC Petroleum.

La ANP, que aspiraba a recaudar un mínimo de 978 millones de reales (unos 244.5 millones de dólares) por todas las concesiones, tan sólo recibió 121.1 millones de reales (unos 30.3 millones de dólares) por las 37 licencias que vendió.

Pese a que algunas versiones de prensa tildaron el resultado de la subasta como un fracaso, la presidenta de la agencia reguladora, Magda Chambriard, aseguró que la Agencia ya esperaba un bajo interés en la actual coyuntura, con los bajos precios del petróleo y la economía brasileña en crisis.

"El resultado muestra que se cumplió la expectativa moderada que teníamos para esta subasta. Esperábamos una ronda moderada, habíamos dicho que no sería lo mismo que la última, en 2013", aseguró.

Chambriard dijo que las pequeñas y medianas empresas aprovecharon la subasta para adjudicarse concesiones sobre campos maduros en tierra y reservas de gas natural, cuya explotación es más barata.

"Estamos en un escenario totalmente diferente. A mediados del año pasado el precio del petróleo superaba los 100 dólares por barril y hoy está por debajo de los 50 dólares. No podemos cerrar los ojos a esa situación", afirmó.

La funcionaria atribuyó la ausencia de las multinacionales y de las empresas extranjeras a la falta de interés de Petrobras.

"Petrobras siempre ha sido la gran locomotora en todas las subastas y las extranjeras se pleitean asociaciones con Petrobras. Esa puede ser una de las razones para que no hubieran participado de esta subasta", dijo.

La ANP ofreció concesiones en diez diferentes cuencas de Brasil y tan sólo consiguió atraer interesados para cuatro cuencas: el Recóncavo, Parnaíba, Potiguar y Alagoas.

Entre las pequeñas empresas brasileñas que adquirieron derechos estaban OP Energía, BPMB Parnaíba, Vipetro, Imateme, VTE, Geopark, Tarmar Energía y Tek.

Los analistas ya esperaban un bajo interés dada a los bajos precios del petróleo, la recesión económica de Brasil y la crisis de Petrobras, que, en medio de un gigantesco escándalo de corrupción que le dificulta las captaciones, viene reduciendo sus inversiones para hacer frente a una gigantesca deuda.

La petrolera ya había anunciado el lunes que reducirá en 11,000 millones de dólares sus inversiones previstas para 2015 y 2016, para ajustarlas a los "nuevos niveles del precio del petróleo y a las tasas de cambio". EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación