Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

S&P: sistema de pensiones privado fortalece economía

Estimulan el ahorro y la inversión y ayudan a financiar proyectos de infraestructura

La agencia califica positivamente el trabajo realizado por las administradoras de fondos de pensiones en A.L. foto EDH / archivo

La agencia califica positivamente el trabajo realizado por las administradoras de fondos de pensiones en A.L. foto EDH / archivo

La agencia califica positivamente el trabajo realizado por las administradoras de fondos de pensiones en A.L. foto EDH / archivo

Los sistemas de pensiones privados (o de capitalización individual) manejados por administradoras de fondos de pensiones (AFP) impulsan el crecimiento económico, mejoran el entorno crediticio y generan mayor empleo y más ingresos, señaló recientemente la calificadora de riesgo estadounidense, Standard & Poor's.

En un documento en el que analiza el desempeño de los fondos de pensiones en América Latina en los últimos diez años, la agencia calificadora expone que los sistemas privados han registrado aumentos de casi cuatro veces en los fondos administrados durante los últimos 10 años, alcanzando $469,460 millones al 31 de diciembre de 2013.

A diferencia del sistema de pagos al Estado (ISSS e INPEP), en el que el Gobierno tiene la obligación financiera de pagar a los jubilados, el sistema privado "fomenta el ahorro, respalda el desarrollo de los mercados de capitales e impulsa las buenas prácticas de gobierno corporativo", indicó el documento.

En América Latina hay diez países que cuentan con este sistema: Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

La mayoría de estas naciones cambió el sistema de pagos al Estado por el de ahorro privado en la década de 1990, cuando muchas ya alcanzaban una deuda preocupante, que consumía sus finanzas públicas.

El primero fue Chile, en 1981. Le siguió Perú, luego Colombia y después Bolivia. El Salvador, que cambió su sistema en 1998 lo hizo con base en el modelo chileno, que para este tiempo ya tenía mucha experiencia en el manejo de los fondos de los cotizantes.

"En nuestra opinión, la industria de fondos de pensión en América Latina tiene buenas prácticas de gestión de recursos de terceros y políticas regulatorias que han apoyado su crecimiento, las cuales esperamos que continúen", manifestó la calificadora.

Lo mejor de todo es que, de acuerdo con Standard & Poor's "los fondos de pensiones en la región han mostrado rentabilidades reales positivas en la mayoría de los casos", lo que significa un beneficio para quienes están cotizando en el sistema privado.

El crecimiento de estos fondos de pensiones no solo se ha contado en miles de dólares, sino también en número de afiliados y cotizantes.

En El Salvador, por ejemplo, en diciembre de 2003, los fondos de pensiones sumaban $1,572 millones, pero esta cantidad es ahora de $7,397 millones, que se invierten constantemente en instrumentos financieros para obtener mayor rentabilidad.

El manejo de estos fondos ha sido bien calificado por esta agencia, que ve en las regulaciones gubernamentales, una ventaja más para que el dinero crezca y se multiplique con responsabilidad.

"En nuestra opinión, la industria de fondos de pensión en América Latina tiene buenas prácticas de gestión de recursos de terceros y políticas regulatorias que han apoyado su crecimiento, las cuales esperamos que continúen", afirmó.

El reto: más empleos

Pero el crecimiento de estos sistemas y sus consecuentes beneficios también dependen de una mayor generación o creación de empleos.

De acuerdo con la agencia, "la implementación de políticas gubernamentales que impulsen a los trabajadores y empresas hacia oportunidades de empleo formal, beneficia al sistema de pensiones y a la economía ... Las pensiones están directamente relacionadas con la posibilidad de ahorro de la población y ésta a su vez depende del acceso de las personas al mercado laboral formal. Por consiguiente, los países con elevadas tasas de informalidad y desempleo limitan el crecimiento del sistema de pensiones".

El informe también explica la necesidad de las administradoras de diversificar su inversión tanto nacional como internacionalmente para obtener mejores retornos (ganancias) para sus afiliados.

En El Salvador, a pesar de que el sistema se ha desarrollado muy bien, la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos) ha insistido al Gobierno que les provea reformas de ley para mejorar el mercado de valores en el país y permitirles invertir en el exterior y como consecuencia, generar una mayor rentabilidad para los cotizantes.

Invertir en proyectos de infraestructura pública es solo una de las alternativas que podrían desarrollar aún más el sistema de ahorro personal, de acuerdo con la gremial.

Asafondos pide mejorar el clima de inversión con el que se puedan generar más empleos y con ello, se incrementaría el número de cotizantes.

René Novellino, presidente de Asafondos, asegura que el desempleo y la informalidad excluyen a muchas personas de afiliarse y cotizar a un sistema previsional que garantice una pensión digna en la vejez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación