Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sequía eleva crisis en Honduras

Las autoridades prevén que de seguir así, la sequía podría impactar en una crisis alimentaria.

La mayoría de las cosechas de granos básicos se han perdido en Honduras, lo que les obliga a buscar otras alternativas de alimento.

La mayoría de las cosechas de granos básicos se han perdido en Honduras, lo que les obliga a buscar otras alternativas de alimento.

La mayoría de las cosechas de granos básicos se han perdido en Honduras, lo que les obliga a buscar otras alternativas de alimento.

TEGUCIGALPA. Miles de familias campesinas en Honduras pueden afrontar una grave situación nutricional a causa de la sequía que atraviesa el país y que ya ha provocado racionamientos de energía eléctrica, advirtieron agricultores hondureños.

La secretaria de la Central Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC) de Honduras, Magdalena Morales, dijo a Acan-Efe que esta situación todavía no ha derivado en una crisis alimentaria, pero advirtió que de seguir así, "va a ir empeorando poco a poco debido a la falta de lluvias".

"Va a ser un hambre larga y aguda, ya que las cosechas se perdieron casi en su totalidad", indicó Morales, quien señaló que esta situación sólo se puede remediar con "políticas agrarias bien planificadas" que apoyen a los productores a asegurar la producción de alimentos.

Según organizaciones campesinas, de los más de 3 millones de hondureños que viven en la zona rural, el 80 % de los labriegos (2.4 millones) no poseen títulos de tierras y 1.3 millones de éstos padecen hambre.

"Estamos viviendo una situación muy alarmante. Nos vamos a morir de hambre porque no hay alimento en el campo", subrayó la dirigente campesina, tras exigir al Parlamento hondureño la aprobación de la Ley de Reforma Agraria con Equidad de Género para la Soberanía Alimentaria y el Desarrollo Rural.

Esta ley permitirá que los campesinos tengan acceso a la tierra para "combatir el hambre" en las comunidades, señaló Morales, que también reclamó mayor asistencia técnica y crediticia para cultivar.

Según cifras oficiales, la falta de lluvia causó que unas 72,000 familias de al menos diez departamentos del país perdieran el 70 % de la cosecha de maíz y el 45 % de frijol, la principal dieta alimenticia de los hondureños.

"Hay aproximadamente 70,000 familias afectadas y la producción se va a disminuir en 1 millón de quintales en la cosecha de primera", dijo esta semana a periodistas el ministro hondureño de Agricultura y Ganadería, Jacobo Paz.

Agregó que el Gobierno hondureño tiene disponible una ayuda de 100 millones de lempiras (unos 4.7 millones de dólares) para asistir a las familias más afectadas por la falta de lluvia.

El dirigente del Movimiento Campesino de San Manuel (MOCSAM), Miguel Alvarado, por su parte, calificó la situación como "caótica" y llamó la atención al Gobierno para que apoye a los pequeños productores. "La situación ya es insostenible" debido a que los productores no tienen apoyo", dijo.—EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación