Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sector textilero del país en riesgo de perder $50 millones anuales por acuerdo TPP

Datos preliminares de la gremial Camtex demuestran que ésta sería la pérdida mínima.

Los exportadores buscan mejorar el cumplimiento de estándares para llegar a nuevos mercados.

Los exportadores buscan mejorar el cumplimiento de estándares para llegar a nuevos mercados. | Foto por Archivo

Los exportadores buscan mejorar el cumplimiento de estándares para llegar a nuevos mercados.

El Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), acuerdo logrado entre Estados Unidos con 11 naciones del Pacífico, representa una amenaza para el comercio entre el país anglosajón y El Salvador (así como también la región centroamericana), considerando que hasta el momento, datos preliminares de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex), demuestran que hay 50 millones de dólares anuales como mínimo que se encuentran en riesgo de perderse debido al TPP.

Esto se debe principalmente porque entre los actores del acuerdo está Vietnam, quienes producen masivamente y se establece como una amenaza para el comercio regional. La preocupación de la gremial, en un inicio, era que este acuerdo fuese más permisivo que el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (Cafta-DR), y le diera más ventaja a los países del pacífico.

El problema que Camtex observa es que muchos productos elaborados en El Salvador también son producidos en Vietnam y si el país continúa encareciéndose y perdiendo competitividad, los programas de las empresas estadounidenses empezarán a migrar hacia Asia.

Cuando hablan de “programas” se refieren a pedidos realizados por estas empresas, por ejemplo, una empresa en Estados Unidos hace un pedido a una compañía textilera en El Salvador para que ellos confeccionen un estilo de prenda por un tiempo específico.

Camtex calcula que si la competitividad del país no mejora, para el 2019 se empezarán a perder programas, los cuales migrarán a países miembros del TPP. Pero aún más preocupante es que, hasta donde ellos han analizado, ya se detectaron 50 millones de dólares como mínimo que el país podría dejar de percibir.

Patricia Figueroa, directora ejecutiva de Camtex, mencionó que la ropa de bebé, suéteres de acrílico y algunos tipos de camiseta, entre otros, se encuentran entre los productos elaborados en la nación que también se fabrican en Vietnam y que estarían en competencia directa con nuestra producción.

“A medida se vaya viendo cómo evoluciona el desempeño de las empresas, cómo evoluciona el entorno de competitividad del país, si no logramos manejar costos bajos y eficiencia abonados a un TPP, podríamos estar a las puertas de perder 20 mil trabajos o encadenamientos productivos”, añadió la directora.

Este último punto es de gran relevancia para el sector, debido a que quienes están en mayor riesgo son las empresas medianas, las cuales funcionan, más que todo, como proveedoras de la industria y hay algunas que todo su trabajo es proveer para una empresa grande confeccionista o textilera. El problema real no recae en la existencia del TPP, sino en la competitividad de la república. El agravio es que las empresas no pueden volverse más competitivas por culpa de las condiciones de negocios del país. Figueroa menciona la constante tramitología, los problemas en aduanas como el cobro de $18 y las largas filas, y el costo de los servicios de agua potable (el cual ha incrementado significativamente el los últimos meses), entre algunos de los problemas que sufren estas empresas en el país.

La directiva apuntó que estos problemas restan competitividad y de no resolverse estos obstáculos, la nación se verá en total desventaja contra los países miembros del TPP. Es por eso que Figueroa indicó que algunos de los puntos positivos logrados por el cabildeo que la gremial llevó a cabo con el Congreso de Estados Unidos fue que se acordó que TPP tendrá condición de “hilaza en adelante” (igual que Cafta-DR) y tendrá plazos de degravación favorables en muchos productos que también elabora El Salvador.

No obstante, hace hincapié que aunque estos factores se han alcanzado para contrarrestar impactos negativos, el acuerdo no deja de imponer su amenaza.

Riesgos regionales

En diciembre pasado, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó un análisis determinando los riesgos y oportunidades para Centroamérica en el TPP. Para la organización, el principal riesgo es que la región no pertenece al acuerdo y que la apertura del mercado textil en Estados Unidos influiría de forma negativa en las empresas de este sector.

“La apertura del mercado textil estadounidense es sensible para los productores centroamericanos, principalmente por la mayor competencia que representa Vietnam”, señaló la Cepal en un comunicado.

Fuera del sector textilero, también detectó una posible alza en los precios de los medicamentos puesto que el TPP significa mayores dificultades para que productos genéricos ingresen al mercado de los 12 países miembros.

Apuntan también que hay algunas oportunidades en el acuerdo transpacífico; sin embargo éstas solo aplican para los tres países latinoamericanos que lo han negociado. Aquí se refiere a México, Chile y Perú.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación