Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El 90 % de sastres sin recibir pagos por los uniformes escolares

El retraso en el pago de los uniformes por parte del gobierno ha sido mayor este año, según comentaron los sastres, que por ahora son los que subsidian al Gobierno. foto edh / Archivo

El retraso en el pago de los uniformes por parte del gobierno ha sido mayor este año, según comentaron los sastres, que por ahora son los que subsidian...

El retraso en el pago de los uniformes por parte del gobierno ha sido mayor este año, según comentaron los sastres, que por ahora son los que subsidian al Gobierno. foto edh / Archivo

Solo el 10 % de los fabricantes de calzado y ropa que participan en el programa de uniformes escolares ha recibido el pago durante este año. Los demás sastres y artesanos no han recibido una notificación formal sobre cuándo recibirán el dinero. Algunas gremiales estiman en hasta $15,000 lo adeudado a cada pequeña empresa.

Los productores de calzado y uniformes son uno de los sectores más afectados por los atrasos en pagos que tiene el gobierno. Esta semana el viceministro de Hacienda, Roberto de Jesús Solórzano estimó en $120 millones el total de dinero que se debe a los proveedores de bienes y servicios al estado.

Francisco Zelada, secretario general del Sindicato de Maestros de la Educación con Participación de las Comunidades (Simeduco), estimó que al 90% de los pequeños empresarios que forman parte del programa aún no les han depositado el dinero. La remuneración corresponde a los uniformes entregados en el primer trimestre del año.

Por su parte el presidente del Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes), Ernesto Vilanova estimó que, dentro de su gremial, son 150 los pequeños empresarios que no han recibido el dinero de los uniformes. De acuerdo a los cálculos de este líder gremial, a cada proveedor se le debe entre $12 y $15 mil desde hace 8 meses.

La falta del pago genera una situación complicada para varios proveedores que, según explicó Vilanova, también enfrentan la amenaza de una multa de 1% si entregan con retraso el segundo pedido de uniformes del año. Los zapateros y sastres necesitan del pago para poder cumplir con este compromiso. Algunos hasta han sido demandados por sus trabajadores.

De acuerdo a ambas fuentes, los proveedores solo han expresado su malestar al ministerio de Educación (Mined) debido a que temen represalias si dan a conocer su situación en público.

"A ellos no les conviene dar la cara porque les quitan el contrato... Ya fueron advertidos de que no den ningún tipo de declaraciones, so pena de perder el contrato", comentó Vilanova.

"Los proveedores tienen miedo de que no los contraten el próximo año", señaló Zelada.

Enfrentan problemas

De acuerdo al representante de Simeduco, aunque los productores temen identificarse y expresar sus quejas en público, el sindicato ha tenido conocimiento de embargos, demandas y otros problemas que han sufrido.

Judith (nombre ficticio), quien elabora uniformes en la zona occidental del país, comentó que el ministerio solo le ha pedido que "tenga paciencia". Por precaución declinó especificar cuanto le deben. Agregó que necesita el dinero para pagar préstamos de capital.

Samuel (nombre ficticio), trabaja en la zona paracentral y solo recibe un "ya pronto" por respuesta cuando solicita el pago de los 600 uniformes que ya entregó.

Samuel también externó su preocupación por la segunda entrega de uniformes, la cual debe realizarse este mes. Aseguró que usualmente se usa el primer pago para la producción de este pedido, pero ahora tendrá que prestar dinero.

Hasta ahora desconocen cuando les pagarán.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación