Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sastres sin recibir pago por uniformes escolares

Algunos sastres y costureras se quejan del retraso estatal para solventar deudas, ya que les afecta el presupuesto. EDH/ARHIVO

Algunos sastres y costureras se quejan del retraso estatal para solventar deudas, ya que les afecta el presupuesto. EDH/ARHIVO

Algunos sastres y costureras se quejan del retraso estatal para solventar deudas, ya que les afecta el presupuesto. EDH/ARHIVO

Más de tres meses después de que los sastres entregaran uniformes escolares en los diversos centros educativos, muchos de ellos siguen esperando el respectivo pago.

Atrás quedaron los días en que contra entrega recibían pago o "por lo menos recibíamos 30 o 40 por ciento de adelanto", dice Santi (nombre ficticio), un sastre de La Libertad que espera le paguen para poder solventar deudas que ha adquirido con bancos, sistema al que se vio obligado a recurrir para pagarle a otros colegas subcontratados.

Este año, según reportes publicados en la página oficial del Ministerio de Educación en las ferias de paquete escolar, se logró la adjudicación de $9.1 millones en el rubro de útiles escolares, $22.9 millones para la confección de uniformes y $17.8 millones para la fabricación de calzado escolar. En total, el Gobierno proyecta gastar $49.8 millones para mantener esta medida que poco o nada incide en la calidad de la educación.

No es la primera ocasión que los sastres deben esperar hasta 120 días para que el Gobierno honre sus deudas. El año anterior algunos recibieron pago hasta en mayo.

Beatriz C. costurera de un municipio al sur de San Salvador, confirma que tampoco les han pagado. "En enero dijeron que hasta en abril pero todavía no nos han dado nada", dice con un tono que denota incertidumbre.

La costurera lamenta que esto sea algo ya de todos los años. "Solo en el primer y segundo año entregaron cabal, ya después empezaron a decirle a uno que saque créditos en el banco; eso desajusta a uno que tiene que pagar ayudantes o pagar la electricidad", lamenta.

Se arriesgan a multas

Aunque no les han pagado el primer juego de uniformes, la señora dice que el Mined ya les hizo llegar la tela para los pantalones y las faldas del segundo juego. "Tiene que estar terminada para finales de abril. Para camisa todavía no han dado tela".

Si ellos no entregan a tiempo, en el plazo que por escrito les impone el ministerio, se arriesgan a ser multados por retraso. "Ese es el colmo, no solo subsidiamos al Gobierno en su proyecto estrella, sino que hasta nos pueden multar si no entregamos a tiempo, es increíble, lo hacemos por necesidad nomás", dice el sastre de La Libertad.

Se acuerdo con un comunicado del Mined, difundido a inicios de año, se invierten $16.5 millones en la compra de 5.5 millones de yardas de tela para el primero y segundo uniforme, garantizando de esta manera la entrega de los mismos a más de 1.3 millones de estudiantes de parvularia a noveno grado.

La segunda entrega de tela estaba programada a partir del 15 de enero. Y es de este segunda entrega que según Santi, solo han recibido la tela para pantalones. "Lo de las camisa no sabemos cuando lo harán llegar, ojalá que antes nos paguen lo de enero", dice.

Según el Gobierno con la implementación de los paquetes escolares ha permitido incrementar las fuentes de empleo a nivel nacional, algo que Santi no está tan seguro: "ya antes hacíamos los pantalones y nos pagaban a tiempo los padres de familia, ahora nos contratan pero no nos pagan, debemos hasta endeudarnos", dice ya un poco relajado.

A finales de noviembre e inicios de diciembre del año pasado se desarrollaron las ferias en las que se adjudicó la elaboración de las prendas de uniformes escolares para 4,700 centros educativos. En ese proceso los centros escolares contrataron a 3,900 proveedores.

Si bien en su momento Hacienda ha tratado de justificar que este tipo de proceso de pago sea "normal", el que se pague con 90 y hasta con 120 días de retraso, para sastres y costureras es inconcebible.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación