Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

San Miguel con "nuevo sistema" de subsidio

El año pasado el Gobierno gastó $130 millones para subsidiar a 1.3 millones de personas con gas propano, pero aún no logran hacer eficiente el mecanismo.

El gas vuelve a estar en el centro de la polémica. EDH / archivo

El gas vuelve a estar en el centro de la polémica. EDH / archivo

El gas vuelve a estar en el centro de la polémica. EDH / archivo

Luego de casi medio año de haber sido anunciado el sistema de subsidio por medio de una tarjeta electrónica, ayer el viceministro de Economía, Francisco Lazo, se trasladó a San Miguel para explicar cómo funcionará el "plan piloto" para este mecanismo.

Según un comunicado difundido por el Ministerio de Economía, dicho plan piloto se realizará únicamente con los clientes residenciales de la compañía distribuidora de energía eléctrica Deusem.

En febrero, fue el presidente Mauricio Funes quien invitó a todos los salvadoreños que reciben subsidio al gas licuado a actualizar datos de DUI y NIT llamando a un centro de atención para obtener la ayuda.

Pero no ha sido sino hasta el mes de mayo cuando más de 1.2 millones de personas cumplieron el nuevo requisito para mantener el subsidio.

Durante las últimas semanas de mayo, "el Minec afilió a las tiendas o puntos de venta de gas ubicadas en las zonas en donde Deusem distribuye energía eléctrica; una vez afiliadas, las tiendas reciben un teléfono celular y una tarjeta de identificación, lo que les permitirá vender gas subsidiado a través de transacción electrónica segura y gratis".

Personal del Centro de Atención por Demanda (Cenade) se encuentra en la zona antes mencionada, capacitando a los puntos de venta en el uso de la tecnología para la venta de gas propano.

Los beneficiarios que residen en las zonas en donde Deusem brinda el servicio, y que han recibido el subsidio por medio de recibo de energía eléctrica serán los que desde hoy reciban $9.10 al momento de la compra del cilindro.

El ministerio no ha informado cuándo se extenderá este mecanismo para el resto de los usuarios en todo el país.

Este es otros de los variados cambios que se han hecho para hacer llegar la ayuda monetaria a quienes utilizan gas propano, una medida que sigue siendo criticada por economistas porque no ha permitido ahorrar en el gasto. Este es uno de los subsidios más caros: en 2011 significó erogación de $163 millones, y en 2012 gastó $130 millones. La semana pasada la Asamblea Legislativa reorientó $26 millones para cumplir con deudas derivadas de este mecanismo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación