Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador urge aprobar Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria

La FAO y el GDR han solicitado a la Asamblea Legislativa retomar discusión de esta Ley y aprobarla

En varios municipios del Oriente del país las familias producen sus alimentos. Foto EDH /cortesía

En varios municipios del Oriente del país las familias producen sus alimentos. Foto EDH /cortesía

En varios municipios del Oriente del país las familias producen sus alimentos. Foto EDH /cortesía

Según la oficina de Naciones Unidas, en El Salvador el costo acumulado del hambre en últimos años ronda los $1,175 millones, por lo cual es urgente dar trámite a la discusión del proyecto de Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional.

En el debate hay varios actores, entre ellos el Grupo Diálogo Rural (GDR) El Salvador que ha solicitado a la Asamblea Legislativa retome la discusión de la esta importante ley.

La secretaría técnica del GDR, Ileana Gómez, además ha ofrecido este espacio para que se socialice y se discuta la propuesta de ley con la mayor cantidad de sectores posible.

El GDR aglutina a varias organizaciones, profesionales y representantes de ministerios, con incidencia en temas de medio ambiente, agrícola y y de impacto económico.

Gómez detalló que la soberanía y la seguridad alimentaria es uno de los temas prioritarios para el GDR, "por lo que nos parece muy importante que ya exista un anteproyecto de Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAAN) que proporciona un marco amplio para avanzar hacia una institucionalidad que permita asegurar las condiciones para la realización del derecho a la alimentación", dijo.

Otros integrantes del GDR han insistido en que esta iniciativa debe ser aprobada y con un presupuesto digno, para que no se límite a una carta de buenas intenciones.

Desde que se planteó la idea de crear esa legislación, la oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se ha vuelto una promotora. Y ha aportado a diversos niveles conceptos, enseñanza, acompañamiento en el terreno y a las familias, sobre los beneficios de contar con normas que garanticen el derecho universal a la alimentación.

En su momento, y con el fin de apoyar el proceso de formación de esta Ley, la Oficina del Coordinador Residente de Naciones Unidas en El Salvador, la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) y la FAO, realizaron tres reuniones con parlamentarios, la sociedad civil, representantes de distintos sectores profesionales, académicos y productivos del país.

Durante los encuentros, la Directora del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Conasan), Deysi de Márquez, presentó la propuesta de Ley de Seguridad Alimentaria del Ejecutivo y se compartieron las experiencias de procesos similares por parte de parlamentarios de Perú, Ecuador y Guatemala.

El Coordinador Residente de Naciones Unidas, Roberto Valent, destacó la importancia de la reunión por los beneficios que implica para el país contar con esa Ley. Hizo referencia al Informe "El Costo del Hambre, Impacto Social y Económico de la Desnutrición Infantil", que calcula que en El Salvador el costo acumulado en los últimos años ronda los $1,175 millones, lo que representa cerca del 7.4 de PIB.

Cuando las personas no están bien alimentadas son más vulnerables a enfermedades, a un bajo rendimiento escolar en el caso de los niños, y afectan la producción de los países, encima de los costos para los estados en caso de que sufran enfermedades.

"Esperamos que para el Día Mundial de la Alimentación, el próximo 16 de octubre, podamos contar con la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional totalmente aprobada. Sería lo ideal para El Salvador, que se convertiría en el octavo país en América Latina con su respectiva Ley", ha dicho Alan González, representante de FAO en El Salvador.—EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación