Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador solo observará el principio de la unión aduanera

Sectores público y privado, atentos a resultados de negociación entre Guatemala y Honduras para unirse posteriormente

Fila de furgones

Las autoridades de El Salvador se mantendrán como observadores del proceso de unión aduanera que implementarán Guatemala y Honduras en los próximos meses. Según declaraciones de funcionarios y economistas, se espera conocer la experiencia de nuestros vecinos para armonizar normativas e impuestos, para luego incorporarse a estos esfuerzos.

"Hemos pedido ser observadores del proceso que están realizando de manera binacional. Vamos a tener pláticas bilaterales para ver dos puntos específicos: las aduanas de El Amatillo y La Hachadura", expresó la viceministra de Economía, Luz Estrella Rodríguez.

La funcionaria expresó que la postura de El Salvador es conocer los avances concretos de nuestros vecinos. Una vez la unión aduanera inicie operaciones, se utilizará un artículo del convenio entre Guatemala y Honduras para que nuestro país entre a formar parte de ese territorio común.

El economista y asesor en negociaciones comerciales Rigoberto Monge corroboró esta postura y explicó por qué El Salvador no se ha involucrado en el proceso.

Desde 2007 existe un convenio marco que fijaba una ruta de trabajo para la unión aduanera centroamericana. Sin embargo, con el paso de los años, diferentes iniciativas acordadas entre los países han omitido este acuerdo.

Monge explicó que el proceso entre Honduras y Guatemala retoma la ruta de trabajo, al dedicar primero recursos y tiempo para armonizar leyes, impuestos y registros sanitarios.

"En la medida que eso logre sus objetivos, nosotros estaríamos en mejor condición de evaluar ser parte de este esfuerzo", concluyó Monge.

Por su parte, el economista Manuel Enrique Hinds criticó que mantener la posición de observador puede ser contraproducente.

"Si estuviéramos participando ahora, podríamos tener un efecto en lo que se va a hacer. Como no estamos participando, nos van a decir: entra pero con lo que nosotros ya negociamos", explicó.

Aun así, la directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), Silvia Cuéllar, cree que es prudente ingresar a la unión aduanera una vez este funcionando.

"Nosotros solo vamos a hacer tareas más de revisión y acoplo. Eso facilita el trabajo", explicó. Sin embargo, matizó que, debido al importante intercambio comercial, lo ideal habría sido que la unión arranque como Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras).

Representantes del Ministerio de Economía de El Salvador mantienen conversaciones y reuniones con sus pares de Guatemala y Honduras. Esto, con el fin de mantenerse al tanto de los avances y la entrada en vigencia de la unión aduanera.

Problemas en frontera

Mientras nuestro país observa las negociaciones de los vecinos, el sistema fronterizo salvadoreño continúa acumulando problemas en normativas y aspectos prácticos de comercio.

Algunos de estos obstáculos, aunque han sido señalados desde hace años por organismos internacionales como el Banco Mundial, se siguen repitiendo.

Desde finales del mes de abril, por ejemplo, las fronteras con Guatemala comenzaron a acumular largas colas debido a una renovación de personal en las aduanas. Los transportistas denunciaron que los nuevos agentes no tenían la debida capacitación en trámites aduanales.

Una visita a las fronteras durante el 13 de mayo permitió corroborar que las colas acumulan más de un kilómetro en cada lado de la frontera y los tiempos de espera eran de hasta 24 horas para iniciar el papeleo en aduana.

Uno de los señalamientos más comunes es la acumulación de trámites a realizarse en la frontera. Esto se complica porque en ocasiones no hay suficiente personal de la Dirección General de Aduanas en las fronteras.

Diferentes organismos internacionales, y gremiales, han pedido que se establezca un sistema estable para realizar la tramitología a través de un portal web. Esto reduciría considerablemente los atrasos en el paso fronterizo.

De acuerdo con encuestas realizadas por el Banco Mundial en 2012, el paso por una frontera de El Salvador tarda entre 8 y 24 horas, dependiendo del destino (ver gráfico).

El segundo obstáculo comercial más señalado es que nuestra infraestructura aduanera no es la adecuada para el comercio regional; mientras se piden mejores y amplias instalaciones en fronteras, las inversiones que ha anunciado el Gobierno se enfocan en puertos marítimos y terminales aéreas. Se intentó conocer planes de remodelación que Hacienda tiene para las fronteras pero, tras varias semanas, aún no había respuesta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación