Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador sigue mal en rankings mundiales

El mayor deterioro, de 34 posiciones en una década, es en el indice de competitividad.

Robótica

Mejor educación e innovación necesita el país, según algunos de estos indicadores. | Foto por Archivo

Mejor educación e innovación necesita el país, según algunos de estos indicadores.

La imagen del país para atraer la inversión se sigue deteriorando, reflejando una reducción en casi todos los ranking internacionales. Esta mala imagen se debe a la incertidumbre y los altos costos que ahora tiene El Salvador, señaló la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI).

En su análisis económico del año, la ASI resaltó que, pese a un leve crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), el desempeño ante indicadores internacionales sigue bajando.

De ahí que en el Doing Business entre 2006 y 2015 el país bajó 33 puestos, en el Grado de Libertad Económica se han perdido 32 posiciones y en el Índice Global de Competitividad la caída fue de 34 escalones, por citar algunos.

Los indicadores

En el Doing Business, por ejemplo, este año el Banco Mundial estimó que El Salvador mejoró al pasar del puesto 97 al 86. Sin embargo, en su evaluación detallada señaló que empeoraron dos elementos clave: el comercio exterior y los trámites para iniciar un nuevo negocio.

En el comercio de fronteras influyó que el tiempo necesario para pasar por la aduana aumentó de 14 a 38 horas. Iniciar un negocio necesita de 8 trámites y 16.5 días en realizarlos.

El Índice Global de Competitividad por su parte registra el deterioro más dramático. De 2014 a 2015 el país pasó del puesto 84 a 95.

El Foro Económico Mundial (WEF, por siglas en inglés) señaló la falta de sofisticación e innovación en los negocios como un gran problema para la competitividad. Además indicó que la delincuencia, burocracia e inestabilidad política están entre los principales obstáculos para hacer negocios.

Uno de los indicadores más recientes, el Índice de Desarrollo Humano, señala la pérdida de un puesto ya que nuestro país quedó en la posición 116.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que enfocó el índice en el trabajo y el desarrollo humano, destacó que la mitad de trabajadores enfrentan una condición de pobreza.

También señaló que el país necesita mejores condiciones en calidad, seguridad y cobertura para que los jóvenes terminen su educación y que es necesario fomentar capacidades técnicas y de emprendedurismo en la escuela.

Poco atractivo

“Seguiremos siendo un stop over, así como hacen los aviones, que solo paran en El Salvador pero se vuelven a ir. Lejos de acercarla estamos alejando la inversión”, expresó la gerente de inteligencia industrial de la ASI, Doris de Rivera, al analizar estos indicadores.

Con cifras en rojo en diferentes informes mundiales, Rivera indicó que el país pierde oportunidades. Como ejemplo recordó que nuestro país lleva varios años siendo el que menos Inversión Extranjera Directa (IED) recibe en la región.

Centroamérica recibió en 2014 unos $10,480 millones de IED y El Salvador representó un 3 % con solo $275 millones de inversión.

Este año, según cifras del Banco Central de Reserva (BCR) el saldo neto (al considerar entradas y salidas de capital) de IED es de $255.5 millones hasta septiembre. Aunque es una leve mejora respecto a 2014, sigue siendo muy baja comparada con nuestros vecinos.

Corregir el rumbo

Doris de Rivera dijo que el desempeño de la economía seguirá siendo bajo mientras no se hagan los cambios necesarios. Entre ellos incluyó la reducción en las tarifas de energía y agua, agilización de trámites, tránsito eficiente en aduanas, mejor educación y más seguridad en carreteras.

Además lamentó que las acciones de Gobierno no contribuyen a mejorar estas áreas, sino que aumentan el costo de vida y de los negocios con más impuestos e inseguridad.

“Los retrocesos de los últimos años nos han llevado de manera sostenida a caer”, opinó la representante de la ASI.

Entre los retrocesos la gremial insistió en el costo del agua. Este año Anda decidió aumentar las tarifas de alcantarillado y consumo de agua, decisión que nos ha llevado a tener las facturas más caras en Centroamérica para los ciudadanos y para la industria.

Rivera destacó que aún con estas dificultades el sector privado busca invertir y exportar. Prueba de ello es la inversión en bienes de capital y maquinaria para hacer que la industria sea más eficiente.

Según las últimas cifras del BCR este tipo de inversiones sumaban $1,457.8 millones destacando los sectores industriales y comunicaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación