Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador pagará $48 mlls. más por reciente colocación de bonos

El interés subió en 0.5 % respecto a la anterior emisión de bonos 2012

En noviembre de 2012, hace menos de dos años, el país colocó bonos a una tasa de interés menor a la actual. El riesgo crediticio del país ha aumentado, así como incrementó la deuda.

En noviembre de 2012, hace menos de dos años, el país colocó bonos a una tasa de interés menor a la actual. El riesgo crediticio del país ha...

En noviembre de 2012, hace menos de dos años, el país colocó bonos a una tasa de interés menor a la actual. El riesgo crediticio del país ha aumentado, así como incrementó la deuda.

La última colocación de bonos del Gobierno de El Salvador en Nueva York por $800 millones representa un pago $48 millones más en concepto de intereses, ya que la tasa subió a 6.375 %. El encarecimiento, o costo adicional de esta deuda podría tener efectos negativos para las ya sobrecargadas finanzas públicas.

La medida, según los especialistas, equivale a que una persona refinancie un crédito o una tarjeta de crédito, pero a intereses más altos debido al riesgo que el banco ve de que no pueda pagar.

Al comparar la emisión de bonos del pasado 11 de septiembre con la realizada en noviembre de 2012, se nota un incremento de 0.5 % en la tasa de interés. De 5.875 % hace menos de dos años, subió a 6.375 %. Las dos colocaciones de títulos tienen características similares: un valor de $800 millones y un período de 12 años para pagar.

La emisión de 2014 se autorizó para realizar una conversión de deuda de corto plazo (Letras del Tesoro, o Letes) por deuda de largo plazo. Hasta agosto de este año, según cifras del Ministerio de Hacienda el saldo de las Letes era de $873.3 millones, de los cuales $192.3 millones corresponden a la gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén.

La emisión de bonos de 2012, en cambio, fue aprobada para pagar un eventual cobro adelantado de bonos de 2003. Debido a una cláusula, denominada "PUT", los acreedores podían cobrar por adelantado en 2013. Sin embargo no todos lo hicieron y parte de esos fondos se utilizaron para gasto corriente.

Según el economista Claudio de Rosa, el incremento en la tasa de interés refleja un mayor riesgo debido al deterioro de las finanzas públicas y el alto endeudamiento.

¿Cuál es el costo de este incremento? Al realizar los cálculos, el 0.5 % adicional representa $48 millones más que el Estado deberá desembolsar en total para pagar los intereses de los títulos valores.

Sin embargo, valorando el monto de los intereses, la cifra es mucho más considerable. Con la tasa de 6.375 % anual, el país deberá desembolsar cada año $51 millones para el pago de intereses.

Al multiplicar la cifra por los 12 años de plazo que tienen los bonos, el resultado es que el país pagará $612 millones por todos los intereses.

En total, el pago de los $800 millones en bonos, más los intereses suman $1,412 millones que el país deberá pagar en los 12 años.

Por contraparte, la anterior emisión de bonos representa $47 millones anuales en intereses, para alcanzar un total de $1,364 millones al sumar los bonos y el pago de intereses.

Según el economista Luis Membreño, aún más grave que el incremento de la tasa de interés es la subida en la tasa TED spread. Este es utilizado en los mercados internacionales como un indicador de riesgo, comparando el rendimiento de las Letras del Tesoro de los Estados Unidos con títulos valores de otros países.

De acuerdo con Membreño, el TED spread del país oscilaba en 200 puntos hace una década, en la reciente emisión de bonos se encontraba alrededor de 400 puntos. En su análisis coincidió que el empeoramiento de la imagen de El Salvador se debe a los altos índices de endeudamiento.

De acuerdo a cifras del Banco Central de Reserva (BCR), la deuda del sector público no financiero era de $11,427 millones hasta el mes de julio, esto representa más del 60% del Producto Interno Bruto (PIB).

Impacto de los intereses

Claudio de Rosa puso en perspectiva el efecto de los intereses adicionales que pagará el gobierno. Según los datos que presentó, el gobierno deberá desembolsar fondos que podrían utilizarse en iniciativas de impacto social.

"Por el aumento de la tasa, comparado con los bonos que se colocaron hace un tiempo atrás, vamos a tener que erogar $48 millones más, comparado con el Hospital de Maternidad que costó $45 millones. Es decir, este costo adicional por la mala administración pública nos cuesta un hospital de maternidad", ejemplificó De Rosa.

Por su parte el economista y asesor de la fracción legislativa de ARENA, Rafael Lemus, expresó que los intereses adicionales agravan la crisis fiscal del gobierno.

"La última reforma tributaria, después de los cambios que se logró pasar, al gobierno le va a rendir entre $50 y $60 millones de dólares. Solo con los intereses de esta nueva deuda prácticamente se anula. Usted va a tener más ingresos pero se los va a comer los intereses de esta nueva deuda", dijo.

Membreño, en cambio, matizó el efecto que la nueva tasa de interés tendrá en el endeudamiento del país. Recalcó que al ser parte de una reestructuración, los $800 millones de deuda se mantienen pero pasan de ser Letes a ser bonos.

Por otro lado, las Letes se pagan con un promedio de 5 % de interés, señaló, mientras que los bonos tienen una tasa superior a 6 %.

Al pagar las Letras del Tesoro con los bonos quedarán aún $73 millones por pagar del saldo de las Letes, además de los $48 millones adicionales en intereses por bonos.

Sin embargo Membreño recordó el riesgo de que el Estado continúe adquiriendo deuda a través de las Letes, sobre todo cuando las tasas de este producto financiero han bajado.

"Si el Gobierno saliera a emitir la próxima semana, lo que vamos a ver es probablemente tasas inferiores al 4.5 %. Eso genera una tentación importante para el Gobierno de salir a emitir más deuda de corto plazo", mencionó.

El economista Manuel Enrique Hinds resaltó en su análisis que, más allá de los costos adicionales, El Salvador está adquiriendo préstamos a tasas más caras que otros países a nivel mundial. Esto en parte, señaló, a que en 2009 el país perdió el grado de inversión que le otorgaron las calificadoras de riesgo. "Hubo un momento en que solo había dos países con grado de inversión: El Salvador y Chile", destacó.

Chile emitió este año eurobonos con condiciones similares a las de El Salvador, pero con una tasa de interés menor (ver tabla). Los títulos valor de esa nación sudamericana tenían un plazo de 10 años para pagar, pero una tasa de interés de 2.379 %.

Uruguay también emitió bonos este año. Aunque sus costos anuales en intereses es mayor, los bonos de este país sumaban $2,000 millones, con un plazo de pago mucho más largo. Aún así, la tasa de interés fue de 5.1 %.

Aumento del riesgo

Los economistas consultados insistieron en la importancia de sanear las finanzas públicas no solo con reformas tributarias, sino también con un control de gastos y una disciplina de endeudamiento. Esto evitaría que el nivel de riesgo del país crezca y, eventualmente, los préstamos tengan costos mayores.

Claudio de Rosa señaló dos elementos a tomar en cuenta: evitar aumentos en el presupuesto de algunas carteras del Estado cuando se trate de salarios, bonificaciones, compra de vehículos y obras de arte. "No se puede seguir con gastos innecesarios y sin control".

El segundo aspecto que se puede controlar, dijo De Rosa, es la adquisición de préstamos y su impacto en el país. "No podemos seguir con más préstamos que no tienen el resultado esperado", explicó.

Sobre este punto dijo que la sociedad debería exigir una rendición de cuentas sobre el impacto, además de ejecución, para controlar los beneficios y cumplimientos de los préstamos.

Esta herramienta, dijo el economista, permitiría un mayor control social sobre préstamos como el que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hizo por $200 millones para adaptación al cambio climático, otro de la misma entidad por $45 millones para el proyecto del Sitramss -que aún no funciona- , y el de $72 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para finalizar el centro penal de Izalco.

Por último, Membreño recalcó que de continuar el endeudamiento y el bajo crecimiento económico, el TED spread y la tasa de interés llegarían a tasas más altas que las que el país paga actualmente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación