Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador se encamina a incrementar déficit fiscal

La reorientación de los $360 Mlls. en eurobonos aumentaría la deuda, que llegaría a niveles de 2009, dijo Luis Membreño.

La empresa privada asegura que el Gobierno no está cumpliendo su parte en recortar los gastos. Foto EDH

La empresa privada asegura que el Gobierno no está cumpliendo su parte en recortar los gastos. Foto EDH

La empresa privada asegura que el Gobierno no está cumpliendo su parte en recortar los gastos. Foto EDH

Lejos de ordenar la caja para que las cuentas cuadren, el Gobierno se encamina a incrementar su déficit y agravar la falta de liquidez, asegura el sector privado y un analista económico.

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada, Jorge Daboub, aseguró que la falta de liquidez del Gobierno es producto del desorden fiscal y de la falta de desarrollo económico.

El representante del sector enfatizó que a pesar de ser una de las administraciones con mayores ingresos tributarios de la historia, el dinero no le alcanza.

"No hay dinero para pagarle a los policías, a los médicos. No había dinero ni para las elecciones, cuando es una responsabilidad del Estado programarlo", dijo Daboub.

Luis Membreño, analista económico y exvicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), explicó que el Gobierno se encamina a elevar el déficit fiscal al 5%, en lugar de reducirlo al 3% como pidió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un reciente comunicado tras una visita oficial.

El año pasado el déficit cerró en 4%, pero si la Asamblea Legislativa avala que $360 millones logrados con la emisión de eurobonos se utilicen, entre otras cosas, para el pago del subsidio al gas y del transporte este ascendería al 5%, dijo Membreño, lo que significan alrededor de $1,200 millones, cuando lo usual es que el monto del déficit ronde los $648 millones.

"Yo lo que veo es que están pidiendo más recursos para gastar más, lejos de estar haciendo lo posible para bajar el déficit del 4 al 3%", criticó el analista económico.

Al llegar a los $1,200 millones, el déficit se asemejaría al de 2009, aseguró el exvicepresidente de la Camarasal; sin embargo, matizó que en aquel año había condiciones especiales: un plan anticrisis, cambio de gobierno y una deuda de proveedores que se venía arrastrando.

De los $648 millones de déficit anual solo la deuda previsional representa $420 millones, por lo que el FMI ha sugerido también una reforma integral al sistema de pensiones para solventar la presión que estas provocan en las finanzas públicas.

"Las autoridades y la misión del FMI concuerdan en que un objetivo deseable sería reducir la deuda pública en relación al PIB a los niveles anteriores a la crisis global para fines de esta década", planteó el Fondo en un comunicado.

Las consecuencias de elevar el déficit en lugar de recortarlo serían graves en materia de financiamiento para El Salvador.

A finales de marzo, el director ejecutivo de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo (Funde), Roberto Rubio, aseguró que no seguir la recomendación del FMI implicaría una rebaja de calificación, y, como efecto, a la nación le resultaría más complicado obtener préstamos con organismos multilaterales o generar confianza entre los tenedores de bonos.

Para sanear las finanzas públicas, el economista ha abogado por que el Gobierno busque aumentar sus ingresos, pero también que reduzca sus gastos, ya que a juicio de experto "no puede haber medidas unilaterales ".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación