Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador debe enfocarse en retos para ser competitivo

b El gobierno ha celebrado como "logro" de país la subida en el Índice de Competitividad

El costo de la seguridad en el país es percibido como un obstáculo. foto edh / Archivo

El costo de la seguridad en el país es percibido como un obstáculo. foto edh / Archivo

El costo de la seguridad en el país es percibido como un obstáculo. foto edh / Archivo

"No nos deberíamos quedar aplaudiendo resultados, más bien deberíamos recoger los retos que hay que ir haciendo juntos", dijo el economista Rigoberto Monge en referencia al último Índice de Competitividad Global (ICG) que publicó el Foro Económico Mundial (FEM). En el informe El Salvador escaló 13 posiciones hasta el puesto 84 de 144.

El experto dijo que a pesar de la mejora en el resultado global es necesario retomar los pilares del documento, y sus indicadores, en los cuales el país resultó deficiente para corregir los problemas y retomar el rumbo de la competitividad.

Ayer, el ministerio de Economía publicó campos pagados en diferentes medios impresos resaltando que el país es uno de los más competitivos de Latinoamérica. Por supuesto la publicación destaca los "avances" en varios indicadores del informe. Sin embargo el gobierno aún no se ha pronunciado sobre los puntos en que hay un desempeño deficiente o problemático: el que encabeza es la criminalidad, seguido por la acceso a financiación, burocracia e inestabilidad política.

El mayor problema para la vida económica del país, recalca el informe, es la criminalidad. Es una situación que otras gremiales y analistas han señalado al gobierno en el pasado, sobre todo por el impacto negativo que tiene en la atracción de inversión, seguridad de las empresas y generación de empleos. En este punto el gobierno no ha emitido opinión.

El presidente Salvador Sánchez Cerén solo ha mencionado que la mejora de 13 puestos en el Índice es un logro para el país. Pero ni siquiera esta "fotografía" del FEM ha dado impulso para que se conozcan estrategias para atraer inversión.

El ICG evalúa 12 pilares relacionados a la economía y situación de un país. Cada pilar posee diferentes indicadores que, en conjunto, definen además cuál es el nivel de desarrollo que existe.

Los pilares son: instituciones, infraestructura, ambiente macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, disponibilidad tecnológica, tamaño de mercado, sofisticación de negocios e innovación.

De acuerdo con Rigoberto Monge, es necesario mantener una visión completa con todos estos indicadores. Él señaló que hay 3 ventajas y 3 desventajas que destacan por sobre todos los indicadores.

En la parte positiva expresó que las tres ventajas se resumen en una de las menores tasas de inflación, adquisición de paquetes tecnológicos y mejoras en la infraestructura vial. En el caso de la tecnología señaló que el sistema de aduanas, pese a sus constantes caídas durante los primeros meses de funcionamiento, es un de los mejores en la región.

El efecto de la inflación obtuvo la posición 1, la mejor posible. Los caminos y rutas aéreas obtuvieron calificaciones arriba de 50, lo cual es una ventaja competitiva según el FEM. La adquisición de tecnología por parte del gobierno y la inversión de empresas en investigación obtuvieron puestos superiores a 30.

Dentro de las desventajas, Monge insistió en el tema de la violencia. Según explicó este indicador significa que las empresas deben destinar un alto presupuesto para disminuir los efectos de la inseguridad. En otras palabras, las compañías deben gastar también en contratación de seguridad, dispositivos GPS y otros elementos.

En el ICG el costo del crimen obtuvo un puesto de 133 y el crimen organizado el 143, de las peores calificaciones.

Según Monge hay una mala evaluación del ahorro interno, tanto en el sector privado como público. Esto significa que la sociedad guarda menos recursos, lo que influye en menos recursos destinados para inversiones. El economista además señaló que el nuevo paquete tributaria será un desincentivo al ahorro.

Los ahorros brutos del país obtuvieron la posición 131.

Relacionado al paquete tributario, el experto llamó la atención sobre el tercer aspecto negativo en el ICG: el efecto de los impuestos en la inversión. De acuerdo con su análisis, todos los nuevos paquetes tributarios en tan cortos períodos de tiempo, 3 en 5 años, no resultan atractivos para el inversionista extranjero. Este indicador recibió la calificación 118 de 144.

Más desafíos

A nivel general, Monge señaló que hay mucho que hacer en cuanto al ambiente macroeconómico del país. Este indicador fue calificado con la posición 100, lo cual es una desventaja competitiva.

Esto se debe a que hay retos por resolver en cuando al endeudamiento del país (que ya pasó del 60 % del PIB) y el sistema de pensiones (cuya deuda con el sector público se estima en $20,000 millones).

La balanzas fiscal, de pagos y financiera en conjunto presentan un panorama de inestabilidad macroeconómica que afecta nuestra imagen.

Monge instó al gobierno a no olvidar los retos que suponen todos los pilares que fueron identificados como deficientes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación