Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud pagó hasta 160 % más por medicinas extranjeras

La contratación directa 01/2014 fue otorgada en gran parte a laboratorios extranjeros

Salud pagó hasta 160 % más por medicinas extranjeras

Salud pagó hasta 160 % más por medicinas extranjeras

Salud pagó hasta 160 % más por medicinas extranjeras

La presidenta de la Asociación de Industriales Químico-Farmaceúticos de El Salvador, Inquifar, Carmen Estela Pérez, denunció ayer que el Ministerio de Salud, Minsal, ha comprado productos hasta 160 % más caros en el extranjero, a través de la contratación directa 01/2014, relegando a la industria nacional.

De acuerdo con la representante de Inquifar, desde el año 2011 cuando la cartera de estado cambió la forma de comprar medicamentos para la red de hospitales públicos, "se fue desplazando la oferta nacional".

"Antes teníamos una participación de casi el 50 % anual en las compras del Ministerio de Salud, ahora es menos del 20 %", mencionó Pérez.

La reducción en las compras, no solo deja entrever la preferencia por el producto extranjero, sino que además, según la representante del sector, demuestra que se está gastando más.

"En esta compra pudieron haber sido mucho más eficientes y la población tendría más medicamentos, pero están comprando más caro", destacó.

Los datos presentados por la asociación, (ver tabla de ofertas) pese a que solo son una pequeña parte de la compra que ha realizado esa cartera de Estado en la contratación 01/2014, demuestra los precios que la cartera de Estado prefirió para adquirir los productos.

"Hay productos que no tienen tecnología imposible de alcanzar, hay productos que se hacen en el país, que se elaboran con las calidades necesarias, pero que el Ministerio de Salud quiso comprar afuera", expresó la ejecutiva de la asociación.

Estos expedientes de compras obtenidos por Inquifar, de acuerdo con la representante del sector, no están disponibles al público.

"Hay falta de transparencia en los procesos de contratación, pues no hay apertura pública de ofertas, ni notificación de los códigos ganados por cada empresa y solo dan una hora para revisar expediente, con la agravante que no permiten la presentación de recursos de revisión, dando total libertad para que la administración adjudique según su voluntad", destacó.

Prácticas que promueve Minsal generan dudas

Las señales que está mandando el Ministerio de Salud, según lo apuntó la ejecutiva de Inquifar, es de que "las empresas nacionales deben abrir mercados en el extranjero para poder venderle a la red pública del país".

Esta opción, podría ser tomada "en consideración", según Pérez, ya que, pese a que ellos están cumpliendo las normas que están vigentes en el país, se les está exigiendo contar con normas de buenas prácticas de manufactura aprobadas en otros países y que aún no están vigentes en El Salvador.

"Nos parece injusto que favorezcan a los laboratorios extranjeros, con una calificación mayor por cumplir la norma vigente en cada uno de sus países".

La ejecutiva de Inquifar acusó de que muchos de los cambios han sido promovidos por el viceministro de políticas públicas de Salud, Eduardo Espinoza.

"Él es quien ha venido cambiando y sesgando todas las compras y contrataciones directas, haciéndolo de tal manera de ir relegando a la industria farmacéutica nacional, ¿con qué motivo?, no sabemos", indicó.

Con esta acción, el viceministro manda un mensaje equivocado, según Pérez, que "para venderle al gobierno de El Salvador, los laboratorios nacionales deben ir a instalarse en el extranjero, dejando a miles de salvadoreños sin su fuente de empleo".

El sector químico-farmacéutico es generador de más de 5 mil empleos directos y 15 mil indirectos en nuestra nación, por lo cual la industria argumenta que la actitud del Ministerio de Salud "está afectando no solo a la industria nacional, sino que también a los miles de trabajadores muy calificados dentro del sector".

Las peticiones, que la industria químico-farmacéutica espera sean escuchadas por el nuevo gobierno, es que se les trate de manera equitativa al medir los estándares de calidad y que se le ponga fin a este tipo de prácticas que relegan a la industria nacional.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación