Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Regulación de calidad de diésel necesita actualización

b En el país se comercializa dicho combustible con altos niveles de azufre y otros químicos

Los autobuses del transporte colectivo son uno de los principales emisores de azufre en el ecosistema. Foto EDH /archivo

Los autobuses del transporte colectivo son uno de los principales emisores de azufre en el ecosistema. Foto EDH /archivo

Los autobuses del transporte colectivo son uno de los principales emisores de azufre en el ecosistema. Foto EDH /archivo

Aunque en el país se tienen buenas regulaciones y controles de calidad para las gasolinas, el diésel es un asunto pendiente, ya que el marco normativo permite la venta de dicho derivado del petróleo con altos niveles de azufre, según confirmó Carlos Reyes, gerente de ventas de Chevron El Salvador.

Esto se relaciona con las emisiones de muchos vehículos particulares o del transporte colectivo, lo cual confirman las últimas cifras del Ministerio de Economía (Minec) que indican que el contenido de azufre fue de 2,569 partículas por millón (ppm) en 2012 y de 2,993 ppm en 2013.

Bajo los estándares globales, la ley en Estados Unidos prohíbe la venta y comercialización de diésel con más del 0.5 % de azufre. Pero en El Salvador, la legislación regional permite que sea una cantidad máxima permitida, lo cual, según Reyes, amerita una actualización, paralelo a la modernización del parque vehicular con automotores de menor emisión.

"Nosotros queremos traer combustible de baja cantidad de azufre pero el país aun no está listo para dar ese salto de calidad. Es un tema pendiente que requiere de discusión y análisis, sobre todo por el impacto medioambiental", analizó el ejecutivo.

Por ello el experto en combustibles de Chevron, Bruno Regno, confirmó que las gasolinas, después de la eliminación del plomo como uno de sus compuestos, han reducido en los últimos años un 25% sus efectos contaminantes y la generación de depósitos de carbono en el sistema de ingreso, alargando la vida útil de los motores.

En su momento, un estudio divulgado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en noviembre de 2012, indicó que el diésel que se comercializa en el país llegó a 5,000 ppm de azufre mientras que en Europa y Asia se está llegando a niveles de entre 15 y 50 ppm.

"La calidad de los combustibles es clave pero si se tienen buses viejos habrá emisiones significativas, aunque se instalen catalizadores y otros dispositivos", explicó Regno.

La acumulación de azufre en los inyectores impone la necesidad de efectuar cambios frecuentes del aceite lubricante del motor para reducir el impacto del dióxido y el trióxido de azufre.

Ambas fuentes detallaron que en toda Centroamérica, excepto Panamá y Costa Rica, hay problemas relacionados con la emisión de azufre, por lo que recomendaron a la Dirección de Minas e Hidrocarburos del Minec que inicie el proceso de revisión para modificar la normativa. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación