Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

BM ve recesión en Venezuela, Brasil y Argentina en 2015

El Banco Mundial prevé que el impacto del bajo crecimiento sería permanente para la región si no se aplican reformas estructurales para adaptarse al panorama externo

Venezuela será de los países más deprimidos de Latinoamérica. Foto EDH / Archivo

Venezuela será de los países más deprimidos de Latinoamérica. Foto EDH / Archivo

Venezuela será de los países más deprimidos de Latinoamérica. Foto EDH / Archivo

El Banco Mundial (BM) afirmó durante su Reunión de Primavera que la realidad económica dibujada para las Américas divide al continente en varias velocidades, siendo algunas economías suramericanas las que han visto contracción como Brasil (-0.7 %), Venezuela (-5.3 %) y Argentina (-0.4 %) que han sido las más afectadas por la caída de los precios de las materias primas.

Por otra parte, los países centroamericanos sumados al grupo de México muestran tasas para este año especialmente fuertes en Panamá (6.3 %) y Nicaragua (4.8 %). Y en el mismo sentido se mueve la caribeña República Dominicana (4.7 %).

Otras economías suramericanas que están registrando una desaceleración, pero con unos colchones más cómodos para sobrellevar estas turbulencias, entre las que figuran Bolivia (4.5 %), Colombia (3.6 %) y Ecuador (2.4 %).

"A falta de reformas estructurales a favor del crecimiento, esta situación apunta a una desaceleración también permanente en el crecimiento económico de la región, con tasas insuficientes para promover cualquier tipo de avance social significativo", explicó Augusto de la Torre, el economista jefe del BM en rueda de prensa.

Como ejemplo, puso al Gobierno mexicano, del que dijo ha puesto en práctica reformas que afectan a sectores clave como el de telecomunicaciones, el energético y el educativo y que le sitúan en una mejor posición que al resto de países de la región.

"El crecimiento de 3 % en México es sólido, pero no maravilloso. Para una economía madura como México no está mal, pero el país quiere tasas de 4 % o más", comentó al referirse a que la economía mexicana había tenido "la mala suerte" de enfrentar la caída de los precios petroleros.

Pese a ello, insistió en que uno de los problemas es la impaciencia y la exigencia de ver resultados de manera inmediata.

"Son indudables los cambios estructurales en México, pero hay mucha impaciencia. Los latinos somos muy impacientes y las reformas toman tiempo en gestarse. La paciencia debe ser parte de la actitud en estas reformas", agregó.

Sobre Brasil, insistió en que el plan de ajuste fiscal lanzado por las autoridades es el adecuado, ya que el problema que encara la economía es de "falta de confianza" y debe recuperarla para atraer de nuevo a los inversores que han salido en los últimos años.

Y esto porque había "agotado" el modelo de crecimiento basado principalmente en el consumo.

De manera general, el reto de la región, después de una década de bonanza, pasa ahora por adaptarse a esta "nueva normalidad", en la que China crecerá por debajo del 7 % y los precios del petróleo y materias primas no volverán a los precios vistos a finales de la primera década del siglo.

Sumado a esto, y ante el escaso espacio fiscal y monetario, De la Torre señaló como fundamental apostar por una agenda de aumento del ahorro que permita apuntalar un tipo de cambio más débil y reducir la dependencia de ahorro externo.

"Actualmente —dijo—, la tasa de ahorro en América Latina es unos diez puntos porcentuales más baja que la de Asia".

El informe del BM se produce en el marco de la reunión de primavera del organismo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que congrega a líderes económicos de sus 188 países miembros.

Por otra parte, la desaceleración económica en Latinoamérica puede ser "permanente" si no se hacen reformas estructurales para adaptar el modelo de crecimiento a un panorama externo en el que China se ralentizará y los precios de las materias primas se mantendrán en niveles bajos.

EE. UU., Reino Unido e India no podrán relanzar economía global

A pesar de las buenas noticias procedentes de EE. UU., Reino Unido e India, y las señales prometedoras desde la zona euro, el crecimiento global sigue siendo "mediocre" e "insuficiente", advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

En una rueda de prensa durante la Reunión de Primavera del organismo, Lagarde mencionó a esas economías como los "puntos brillantes" en el panorama económico global.

"La recuperación económica en EE. UU., Reino Unido e India ha ganado impulso, mientras que el crecimiento en el resto se ha mantenido sin cambios o se han reducido las previsiones, incluidas grandes economías emergentes como Brasil y Rusia", apuntó. En la reciente actualización de sus previsiones, incluida en el informe "Perspectivas Económicas Globales" publicado el martes, el organismo situó el crecimiento mundial en un 3.5 % para este año, sin cambios desde enero, y apenas subió una décima más en el del próximo año, que dejó en un 3.8 %.

Durante su intervención, Lagarde, exministra de Finanzas de Francia, repitió que las autoridades globales no pueden estar satisfechas con un crecimiento que calificó de "mediocre" y llamó a no caer en la complacencia, pues las cicatrices tras la aguda crisis financiera aún no se han cerrado en gran parte del mundo.

Sobre el repunte en la zona euro, origen de gran parte de las turbulencias de los últimos años, y de Japón, Lagarde reconoció "señales de mejoría", pero subrayó que no debe confiarse la recuperación exclusivamente a la política monetaria expansiva e insistió en la necesidad de reformas estructurales. Asimismo, con su cuarto año de desaceleración consecutiva y apenas un 0.9 % de crecimiento estimado -el BM prevé un 0.8 %-, el Fondo ha visto elementos positivos. Sin embargo, las tensiones continúan reverberando y la posibilidad de una nueva crisis griega que podría acabar con el abandono del euro por parte de ese país se convirtió en el centro de la atención. —AGENCIAS/EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación