Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

S&P rebaja la calificación de Brasil a "BBB-"

b Brasil se propuso recortar gastos por $18,400 mills., pero la medida no fue suficiente

La economía de Brasil es víctima de la caída en precios de los "commodities". Foto EDH

La economía de Brasil es víctima de la caída en precios de los "commodities". Foto EDH

La economía de Brasil es víctima de la caída en precios de los \"commodities\". Foto EDH

RÍO DE JANEIRO. La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's rebajó ayer la nota soberana de crédito de Brasil desde "BBB" hasta "BBB-", por lo que el país quedó en el último escalón de los países con grado de inversión, es decir, considerados seguros para la inversión, informó hoy la calificadora.

"La rebaja refleja la combinación de deterioro fiscal, la posibilidad de que la política fiscal se mantenga débil en medio al crecimiento moderado en los próximos años, una capacidad limitada para ajustar esa política antes de las elecciones presidenciales de octubre y el debilitamiento de las cuentas externas de Brasil", justificó la agencia en un comunicado.

Además de reducir la nota de crédito para la deuda externa de Brasil, de largo plazo hasta el "BBB-", la agencia rebajó la calificación de la deuda brasileña a largo plazo en moneda local (reales) desde "A-" hasta "BBB+".

Standard & Poor's (S&P) informó que la perspectiva de esas nuevas notas es estable, por lo que no se prevé una nueva modificación a corto plazo.

S&P fue precisamente la primera agencia que calificó a Brasil como país con grado de inversión (BBB-), en abril de 2008, y llegó a elevar su calificación hasta "BBB" en noviembre de 2011, pero ya había colocado la nota en perspectiva negativa y advertido que estudiaba reducirla por las condiciones económicas desfavorables.

La reducción de la nota se produce una semana después que un grupo de economistas de la agencia se reuniera en Brasilia con el ministro de Hacienda, Guido Mantega, en una visita que hicieron al país para evaluar el estado de la economía brasileña.

La agencia había manifestado su preocupación principalmente con el aumento de los gastos públicos y con la incapacidad del Gobierno de cumplir sus metas de superávit fiscal primario.

El Gobierno anunció en febrero un ajuste fiscal precisamente para garantizar el cumplimiento de sus metas de ahorro que al parecer no convenció a los analistas de la agencia de calificación de riesgo.

Golpe a Rousseff

La baja en la calificación crediticia soberana de Brasil, acercándola a territorio especulativo, es un revés para la presidenta Dilma Rousseff, quien en sus esfuerzos por sacar a la economía de un bajón económico deterioró las cuentas fiscales

En cuanto a las cuentas externas, el propio Banco Central anunció su decisión de elevar su previsión para el déficit en cuenta corriente este año desde 78,000 millones de dólares hasta el récord de 80,000 millones de dólares.

La decisión se esperaba, pero el momento antes de las elecciones presidenciales de octubre en las que Rousseff buscará la reelección, supone un disgusto para el Gobierno izquierdista.

La baja podría empujar a las otras grandes agencias, Moody's y Fitch, a apuntar también a un recorte. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación